Tras las intensas sesiones, protagonizadas por los 29 procesados por la matanza del 11 de marzo de 2004 en Madrid, ha llegado el turno de los testigos.

Profundo aburrimiento

En la jornada de ayer, el afán de minuciosidad del testigo policial sumió a los presentes en la sala en un profundo aburrimiento.

Mantengan el mínimo decoro exigible en el estrado y no lean el periódico

Hasta tal punto llegó la desidia, que algunos de los abogados presentes -y no todos los estaban- dejaron de prestar atención al inspector de la UCIE que testificó por la mañana, y se dieron a la lectura de la prensa diaria.

Esta actitud no le pareció correcta al presidente de la sala, el juez Javier Gómez Bermúdez, quien exigió respeto: "Mantengan el mínimo decoro exigible en el estrado y no lean el periódico".

Sigue el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es.