Temiendo el aumento de adicción a internet y la delincuencia juvenil, China ha prohibido la apertura de nuevos cibercafés durante este año.

"En 2007, los gobiernos locales no permitirán la apertura de nuevos cibercafés", dijo la agencia de noticias Xinhua citando una directiva conjunta lanzada por 14 agencias gubernamentales, incluyendo el Ministerio de Cultura.

En China hay actualmente unos 113.000 cibercafés y bares con conexión a la Red, apuntó Xinhua, citando al Ministerio de Industria de la Información.

La noticia se conoce mientras los legisladores piden en la sesión anual del Parlamento chino, el Congreso Nacional Popular, regulaciones más estrictas para mantener a los adolescentes alejados de los cibercafés, que son vistos como el caldo de cultivo de la delincuencia juvenil.

"Es normal ver a estudiantes de primaria y cursos intermedios en bares con acceso a internet por la noche, fumando y concentrados en juegos online", agregó la agencia recogiendo las declaraciones del diputado Yu Wen, en una noticia distinta.

China ha prohibido la presencia de menores en estos establecimientos e impone fuertes multas a los operadores que incumplen la norma, en una apuesta para terminar con el aumento de la tasa de adicción que ha acompañado a la rápida expansión de Internet en los últimos años.

El año pasado, un informe del Centro Nacional para la Infancia China, un grupo de pensamiento del gobierno, dijo que el 13 % de los 18 millones de usuarios de Internet menores de 18 años eran adictos.