El secuestrador de la menor de Hospitalet quería casarse con ella para ascender en su secta

  • El secuestrador pertenece a una secta religiosa boliviana muy extendida en la zona selvática de Chapare.
  • Debía tomar a una virgen para ascender, por lo que secuestró a la menor.
  • Lo ha explicado el guardia civil que la acompañó en su viaje de regreso.
Fotografía facilitada por la Guardia Civil de la niña (i) de 9 años secuestrada en Bolivia durante siete meses, a su llegada al aeropuerto de Barajas, procedente del país andino, donde ha hecho escala para coger un nuevo avión que la ha dejado en el aeropuerto de El Prat a las 09.30 horas.
Fotografía facilitada por la Guardia Civil de la niña (i) de 9 años secuestrada en Bolivia durante siete meses, a su llegada al aeropuerto de Barajas, procedente del país andino, donde ha hecho escala para coger un nuevo avión que la ha dejado en el aeropuerto de El Prat a las 09.30 horas.
EFE

El secuestrador de la niña vecina de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en Bolivia quería casarse con ella a los 10 años porque la secta a la que pertenecía le pedía tomar a una virgen para ascender.

En declaraciones a Onda Cero recogidas, el guardia civil José Miguel Hidalgo, que ha acompañado a la niña en su retorno a España este lunes, ha explicado que el secuestrador formaba parte de la secta religiosa boliviana Asociación evangélica de la misión israelita del nuevo pacto universal (Aeminpu), muy implantada en la zona selvática de Chapare.

Hidalgo ha detallado que sus miembros ascienden según varios requisitos y para ser líder de estas sectas "destructivas" se exige tomar a una menor virgen de 10 años, motivo por el que el detenido secuestró a la menor y se quería casar con ella, aunque finalmente la operación policial la ha liberado.

El jefe del área central de Investigación de Personas de los Mossos d'Esquadra, el inspector Jordi Domènech, explicó la semana pasada que la menor vivió un auténtico "infierno", ya que el secuestrador la obligó a trabajar en explotaciones cocaleras y a fabricar y vender zumos en mercados locales.

Además, al sentir la presión policial, emprendieron caminatas de varios días por la selva para ocultarse en poblados recónditos de muy difícil acceso. Según testigos bolivianos, el secuestrador trataba a la niña como si fuera su mujer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento