Dar por zanjada una relación sentimental no siempre es garantía de no volver a tener contacto con la ex pareja. En los casos de malos tratos, además, la ruptura puede provocar la ira del agresor.

Y es que casi una de cada tres denuncias que las granadinas presentaron en 2006 por violencia doméstica fue contra su ex marido, ex compañero sentimental o ex novio. En este último caso, en el que la pareja ni siquiera convivía, la cifra es incluso mayor que las cursadas contra los que en ese momento eran novios.

Según los últimos datos del Instituto Andaluz de la Mujer, el año pasado las mujeres de Granada presentaron 1.549 denuncias contra sus parejas o ex parejas por malos tratos. De ellas, un 41,1% señalaron al cónyuge como el agresor, una cifra cuatro puntos por encima de la media andaluza (37%). El 25,1% se interpusieron contra el compañero sentimental.

Aunque la tendencia del último lustro –desde 2002– es al alza en lo que a denuncias presentadas se refiere, la realidad es que Granada ha sido la única provincia andaluza en la que este número ha bajado con respecto a 2005, cuando se registraron 1.635.

Las mujeres de entre 31 y 40 años fueron las que más denunciaron ser víctimas de violencia doméstica, seguidas por el grupo de edad de entre 21 y 30 años.

En profundidad

Extranjeras: El 20,9% de las mujeres que denunciaron malos tratos el año pasado en Granada eran extranjeras. La cifra es ligeramente más alta que la media de la región (19,2%) e inferior a la nacional (30,2%).

Violencia familiar: Además de las 1.549 denuncias contra sus parejas o ex parejas, las granadinas presentaron otras 497 por violencia en el ámbito familiar. En 129 de ellas señalaron como agresor a alguno de sus progenitores; en 117 a sus hijos y en 251 a otro pariente.

IAM granadino: Los cinco centros del servicio provincial del Instituto Andaluz de la Mujer atendieron en 2006 a 319 mujeres e hijos.  Son las que dejaron su casa tras denunciar al agresor.