En defensa de tus derechos
La Constitución española dice que un sindicato es una organización que defiende los intereses de los trabajadores. (Luis Frutos)
La actividad de los sindicatos ha logrado aumentar el bienestar de los trabajadores a lo largo de los últimos doscientos años. Pero aún queda mucho por hacer, y las condiciones laborales requieren una vigilancia constante en el actual mundo globalizado para evitar discriminaciones y abusos.

En este contexto surge la recién creada Confederación Sindical Internacional, con 166 millones de asociados en más de 150 países. Afiliarse sigue siendo una buena manera de defender los derechos del trabajador.

Algunas preguntas

Qué es. La Constitución española dice que un sindicato es una organización que defiende los intereses de los trabajadores. Se encarga de negociar los salarios, las jornadas, los descansos, las vacaciones, etc con los empleadores.

Cómo se organiza. La unidad de sus miembros es lo que proporciona al sindicato la capacidad y la fuerza de negociación. Dentro de ellos existen federaciones en torno a las distintas actividades, oficios y empresas.

Quién lo representa. La representación sindical en la empresa se realiza a través del delegado sindical y del comité de empresa.

Quién puede afiliarse. El artículo 28 de la Constitución española señala que todos tienen derecho a sindicarse libremente. Cualquier trabajador puede crear, organizar o afiliarse a sindicatos. No importa la duración ni el tipo de contrato. Lo que en los primeros tiempos del movimiento obrero se consideraba un crimen, hoy es un derecho básico que permite hablar de trabajo libre.

Quién no puede hacerlo. En España sólo hay restricciones para afiliarse a un sindicato entre los miembros de las fuerzas armadas, jueces, magistrados y fiscales.

Beneficios de la afiliación

Cada central sindical ofrece su propia lista de servicios y condiciones para negociar los derechos laborales de sus asociados: salario, categorías profesionales, jornada…

Acuerdan los planes de formación con los patrones, ofrecen asesoramiento laboral y jurídico y diferentes grados de asistencia en caso de llegar a los tribunales y, adicionalmente, pueden proporcionar seguros o facilidades de vacaciones, ocio y vivienda.

Para elegir

CC OO. Comisiones Obreras está organizada en federaciones territoriales y en federaciones de cada rama de producción.

UGT. La Unión General de Trabajadores cuenta con 800.000 afiliados y uniones territoriales en cada autonomía.

CNT. La Confederación Nacional del Trabajo, de ideología anarcosindicalista, se fundó en 1910.

CGT. La Confederación General del Trabajo nació en 1977 como una escisión de la CNT y cuenta con 60.000 afiliados.

USO. Unión Sindical Obrera es una central minoritaria, aunque con importancia en determinados sectores.

SU. El Sindicato Unitario, constituido en los últimos años del franquismo, aún mantiene organizaciones en algunas provincias.

Regionales. Hay sindicatos de ámbito autonómico, como ELA y LAB, en el País Vasco y Navarra; CIG, en Galicia, o SOC, en Andalucía.