Diada
La manifestación del Once de Septiembre en 2013. ACN

El Congreso de los Diputados debatirá el próximo 8 de abril las tres propuestas presentadas por el Parlamento de Cataluña, los partidos nacionalistas catalanes y 22 diputados de estas mismas formaciones solicitando la transferencia a la Generalitat de la competencia para celebrar la consulta soberanista.

Así lo han indicado fuentes parlamentarias, que han asegurado que hay acuerdo entre los grupos mayoritarios para que el debate conjunto de estas tres iniciativas se celebre en el primer pleno de abril, y en concreto el martes 8.

Los diputados discutirán así, en un solo debate, la resolución procedente del Parlament catalán para pedir las competencias para celebrar la consulta, así como las dos iniciativas que los partidos que apoyan el referéndum presentaron como plan B en caso de que el debate de la primera se retrasase.

De hecho, para que el debate se pueda celebrar el próximo 8 de abril en principio debería aplazarse el debate de otras iniciativas procedentes de parlamentos autonómicos —Navarra y Comunidad Valenciana— que están también a la espera, ya que lo habitual es que se discutan por orden de llegada a las Cortes y sólo en los primeros plenos de mes.

La iniciativa procedente de la Cámara catalana pide al Congreso que, en virtud del artículo 150.2 de la Constitución, transfiera a la Generalitat las competencias de referendos, y así lo reclaman también las otras dos propuestas.

"Está bien" que la situación "se aclare cuanto antes"De acuerdo con el reglamento del Congreso, el debate del próximo día 8 de abril comenzará con la lectura del criterio expuesto por el Gobierno en un documento registrado a principios de marzo en contra de la toma en consideración de la propuesta del Parlamento de Cataluña.  El Gobierno hizo uso de su potestad de fijar criterio sobre la propuesta de consulta que, asegura no cabe en la Constitución y es "meramente especulativa".

En el texto enviado al Parlamento, el Gobierno no se opuso a la tramitación en el Congreso de la proposición del Parlament (sólo podría hacerlo si implicara aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios), pero sí dejó claro su criterio ante la consulta que se pretende y que entiende que es contraria a la Constitución.  "Los referendos consultivos están previstos en la Constitución sola y únicamente para someter a consulta de los ciudadanos decisiones políticas de especial trascendencia. Es decir, sólo puede consultarse lo que se va a decidir: no caben consultas meramente especulativas", aseguró el Gobierno.

 A la salida del pleno de la tarde de este martes, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha valorado que haya un debate conjunto de las propuestas y que sea el 8 de abril, mucho antes de lo previsto. Durán Lleida, en declaraciones a los periodistas, cree que "está bien" que la situación "se aclare cuanto antes" aunque es consciente de que el PP y el PSOE van a votar en contra.

Tras precisar que la fecha aún tiene que ser ratificada por la Mesa del Congreso y la Junta de Portavoces, el dirigente de CiU ha dicho que no cree que sea el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el que defienda en el Congreso la propuesta del Parlament, aunque no ha hablado con él de esta cuestión.