La Junta de Castilla y León ha apelado a la "máxima prudencia" en el caso de la menor de La Puebla de Arganzón (Burgos) fallecida en un hospital vasco por las complicaciones derivadas de la varicela y ha informado a los familiares de los alumnos que acuden al mismo colegio que esta niña de las medidas a tomar.

El Gobierno autonómico, que ha lamentado el fallecimiento de la niña, ha explicado que después de que se comunicara el caso este lunes, los servicios de salud pública de Burgos reunieron a los padres de todos los niños que acuden al centro escolar de la niña fallecida para transmitirles por escrito las recomendaciones que han de seguir.

En concreto, estas recomendaciones son la observación durante 30 días de la posible aparición de síntomas febriles; tratamiento antibiótico durante diez días para todos los niños y trabajadores del centro, y vacunación de varicela, si procede, de acuerdo a los criterios vacunales fijados en el calendario oficial de Castilla y León.

Además, la Junta ha explicado cómo se desarrolló la asistencia en lo que respecta a los servicios sanitarios de Castilla y León. Así, ha indicado que la menor, aquejada de varicela, sufrió un empeoramiento de su estado de salud.

La información que recibió el Centro Coordinador de Urgencias de Castilla y León es una llamada telefónica a las 7.04 de ayer lunes por parte de la médico de guardia del centro de salud de Treviño. La doctora informó de que, tras recibir una llamada de la familia de la menor, por indicación del 112 del País Vasco, acudió al domicilio de la niña y no encontró a nadie, ya que al parecer la familia había decidido trasladar a la enferma con sus medios hasta el hospital Txagorritxu de Vitoria.

La Junta de Castilla y León, en permanente contacto con las autoridades sanitarias vascas, ha apelado a la "máxima prudencia" en este caso y ha recordado que el Gobierno Vasco se ha abierto una investigación para conocer todos los detalles del caso.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.