Aplicar menos trabas fiscales y mejorar la Ley de Emprendedores son algunas de las claves para atraer inversión extranjera que se han abordado en la primera sesión de mesas redondas del Marbella International Property Show (MIPS), que este martes ha dedicado la jornada al mercado ruso.

Hasta el próximo viernes, más de una treintena de autoridades y expertos de primer nivel nacional e internacional debatirán en diferentes mesas redondas sobre las posibilidades de inversión mobiliaria en España de los mercados rusos, chino, árabe y europeo. Además, la feria ofrece una exclusiva selección de viviendas de lujo, con un valor total en el mercado superior a los 2.000 millones de euros, incluyendo villas valoradas en 40 millones.

El presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores y Turismo Residencial y miembro de la Mesa de la Construcción Sostenible de Andalucía, Ricardo Arranz, ha hecho de anfitrión en la inauguración del foro, celebrado en el hotel Villapadierna, a la que han asistido el alcalde de Estepona, José María García Urbano; el de Benahavís, José Antonio Mena; el edil de Turismo de Marbella, José Luis Hernández; y la cónsul de Rusia en Andalucía, Esther Morell.

En su comparecencia ante los medios, Arranz ha marcado como objetivo del MIPS 2014 "recoger todo el último 'stock' inmobiliario", la mayoría procedente de entidades financieras, y así poder empezar a producir nuevas construcciones de nueva arquitectura, que a su juicio, "es lo que todo el mundo quiere".

El organizador ha considerado positivo el anuncio del nuevo Plan de Impulso a la Construcción Sostenible de la Junta de Andalucía y se ha mostrado "en consonancia" con la postura de la presidenta del Gobierno andaluz, Susana Díaz, reivindicando una mayor "apuesta por el sector de la construcción", a la que ha catalogado de "la industria más importante de la comunidad autónoma".

"Tenemos que aprender de una vez por todas a ofrecer la mayor calidad en arquitectura, construcción y competir con productos novedosos. El 'stock' que ofrecemos no es excesivo y son productos cansados y no muy bien mantenidos debido a los años de crisis, pero sí tienen la gran posibilidad de unos descuentos sobre el precio de origen de hasta un 60 o 70 por ciento", ha apuntado.

Por su parte, el primer edil de Estepona ha valorado el foro como "una oportunidad" de demostrar al sector turístico internacional "las bondades del patrimonio inmobiliario" de la Costa del Sol, además de las más conocidas, como "el clima y las infraestructuras". Ha destacado el "gran poder adquisitivo" del cliente ruso y ha subrayado "la importancia" de este mercado para el llamado Triángulo de Oro, formado por Marbella, Benahavís y Estepona.

Como ejemplo del crecimiento de la inversión de países del este en la costa, el regidor se ha referido a que de las 3.000 viviendas desocupadas en Estepona a comienzo de la crisis, han pasado a 2.000.

Foro ruso

Las mesas redondas de este martes han estado dedicadas al mercado ruso, profundizando en los aspectos relevantes de la inversión inmobiliaria de dicho país en España y dando a conocer nuevas estrategias de marketing y comunicación de cara al cliente del este.

El director del diario 'El Mundo' en Málaga, Rafael Porras, ha sido el encargado de moderar ambas mesas. La primera ha versado sobre el mercado extranjero como socio estratégico para el sector inmobiliario en Marbella, las barreras financieras, administrativas y fiscales, además de revisar la Ley de Extranjería.

El coloquio ha contado con la participación del abogado especialista en extranjería Ricardo Bocanegra y el asesor inmobiliario ruso Sergey Krupnov. Además del abogado y director de Inversiones Inmobiliarias en Martínez-Echevarría & Ferrero Abogados, Felipe Martínez del Mármol, y el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, Juan José Hinojosa.

En su intervención, Bocanegra ha transmitido "un mensaje de optimismo" por la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores, que entre sus puntos está el dar el visado de residencia a personas que realicen inversiones que superen los 500.000 euros, vinculadas a activos inmobiliarios, aunque la ha tachado de "insuficiente". En esta línea, ha recomendado "hacer extensiva esta medida sin poner un límite de precio de inversión", además de "suprimir la obligación de escolarizar a los hijos en España".

Otra de las medidas que ha obtenido el consenso es la de suprimir los obstáculos fiscales y de crédito que encuentra el inversor ruso en España. "El cliente extranjero viene con cierta confianza y no se puede concebir que desde las administraciones y bancos se cree confusión. Esto provoca que los inversores opten por otros países, como Portugal", ha advertido Sergey Krupnov.

Para el decano de la Facultad de Derecho de la UMA, el inversor ruso se ha convertido en un "mirlo blanco" para la Costa del Sol. También ha hecho un llamamiento a las administraciones para "ayudar y apoyar" a los futuros clientes rusos, que califica "de clase media alta, muy diferentes al que teníamos en la cabeza hace ocho años".

Por su parte, la segunda mesa del Foro Ruso ha estado compuesta por el presidente de Gijón Arquitectura y consultor español-ruso, Ángel Gijón; la presidenta de la Asociación Rusa de la Costa del Sol, Alla Yevsyukova; el consultor 2.0 y director de Marketing Online de la Asociación Rusa de la Costa del Sol, Néstor Romero, y la Cónsul honoraria de Rusia en Sevilla, Esther Morrel.

Alla Yevsyukova ha puesto en relieve el potencial del mercado ruso, que abarca un total de 1.200.000 ruso hablantes, una cifra que no es "nada" en comparación con los miembros de países del este que residen en España. También ha remarcado el mayor problema con el que se encuentra el extranjero al invertir aquí es "que no saben dónde empezar".

El idioma y la insatisfacción por los servicios recibidos son otros inconvenientes que el cliente ruso se encuentra en la Costa del Sol, según los expertos, por lo que sugieren una mayor especialización en el sector y en el uso del marketing y la comunicación.

Consulta aquí más noticias de Málaga.