El comité de huelga del Hospital Povisa ha anunciado que, a partir de la noche de este miércoles, aplazarán la huelga indefinida hasta que se pronuncie la inspección de trabajo y se garanticen los servicios mínimos, que no se han cumplido en las dos primeras jornadas.

Así lo ha trasladado el comité en una rueda de prensa, en la que ha señalado que, debido a este incumplimiento, han decidido mantener la huelga hasta las 22,00 horas de este miércoles, cuando se dará por concluida la movilización hasta que la inspección asegure "que se cumplen los servicios mínimos a rajatabla", momento en que será retomada por los trabajadores.

La presidenta del comité de empresa de Povisa, María Jesús Neira, ha recordado que los motivos por los que se convocó esta huelga son las modificaciones sustanciales de las condiciones laborales, el incumplimiento de las sentencias judiciales y del convenio, la negación a negociar y la amenaza de despidos.

Así, ha indicado que este lunes llamaron a la inspección de trabajo porque "no se cumplen los servicios mínimos" lo que, han asegurado, "está contrastado" y ha sido remitido a la entidad a través de un documento. De hecho, han manifestado que la empresa ha contratado "a cinco o seis trabajadores" para sustituir a los miembros del comité de huelga durante la movilización.

Por otro lado, ha hecho hincapié en que, de seguir en esta situación, el comité "tomará otras directrices para obligar" a la administración y a la entidad a que les "tomen en serio" y ha comunicado que van a denunciar "todo". "Llegaremos donde sea, porque no vamos a permitir que se haga lo que se hace en un hospital en el que cada vez hay más precariedad", ha incidido Neira.

De esta forma, los trabajadores han anunciado que este miércoles se reunirán a las 9,30 horas en la entrada del hospital vigués, desde donde saldrán a pie hasta la sede de la inspección de trabajo. Allí esperan concentrarse hasta que les reciba algún representante y les "den una solución".

Servicios mínimos

El comité ha denunciado que la empresa ha aumentado el número de trabajadores de la clínica de día —que debería estar al 50% y se encuentra al 100%— y que en la UCI la dirección ha quitado a una enfermera —cuando tiene que haber el 100% del personal— y la ha trasladado para cubrir las necesidades de la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (UCMA).

Asimismo, ha aseverado que hay alumnos en el centro que están cubriendo las funciones de los celadores y que se ha encontrado un caso específico de un estudiante lavando e instrumentalizando en un quirófano.

Finalmente, ha criticado que también se ha mantenido abierto el bloque de extracciones —que no tiene servicios mínimos—, que se ha dejado sin personal al quirófano de urgencias, que se están realizando intervenciones que no son urgentes ni preferentes y que se está moviendo a los trabajadores "constantemente".

SEGUIMIENTO

La dirección del Hospital Povisa de Vigo ha indicado que el seguimiento de la huelga indefinida a lo largo de este martes está siendo más baja que el lunes, con el 6,1 por ciento, mientras que trabajadores del centro han indicado que el seguimiento se está manteniendo entre el 40 y el 50 por ciento.

De hecho, la dirección ha señalado que por la mañana la incidencia ha sido del seis por ciento y por tarde ha sido de un tres por ciento y ha insistido en que la huelga ha ocasionado una "nula repercusión en la actividad del hospital".

En relación a estos datos, Neira ha trasladado que la diferencia en la cifra se debe a que la empresa contabiliza el seguimiento en base al total de trabajadores, cuando de los 1.350 empleados, 750 tienen que trabajar obligatoriamente en servicios mínimos.

Además, el colectivo de médicos — unos 300—, los mandos intermedios, los coordinadores y los supervisores no secundan la huelga, por lo que "queda un total de 200 trabajadores que pueden secundar" y es en relación a ellos como se desprende que "hay un seguimiento de entre un 40 y un 50 por ciento".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.