A sólo dos días de la celebración del Día de la Mujer Trabajadora, la violencia doméstica sigue siendo una de las peores lacras del siglo XXI. Lo único positivo es que las mujeres están perdiendo el miedo a señalar en público a su agresor. Las cifras del Instituto Andaluz de la Mujer de 2006 en la provincia indican que en el último lustro –desde 2002– las denuncias han pasado de 709 a 1.258 (un 77% más). En 2006 hubo que lamentar la muerte en Peñarroya-Pueblonuevo de Eva M. Prieto, de 32 años, a manos de su ex pareja Antonio Caballero, de 50 años.

Denuncias

Por edades: Sin duda, las franjas de mujeres de 31 a 40 años (443) y de 21 a 30 (396) ocupan la mayoría de los casos, pero también son muy significativos en mujeres más maduras: de 41 a 50 (210). En cuanto a la tipología de las denuncias, son claramente superiores los delitos (1.004) a las faltas (254).

Por meses: El verano es la peor época para las parejas. Los meses de julio (122), agosto (124) y septiembre (119) son los más prolijos en denuncias.

Extranjeras: Más del 30% de los casos son llevados ante las Fuerzas de Seguridad por mujeres extranjeras.

Teléfono 24 horas: 900 200 999: está activo siempre y sirve para informar, actuar como servicio de urgencia y recoger denuncias.

Desigualdades laborales

Un estudio del sindicato CC OO sobre la situación laboral de las andaluzas evidencia que la tasa de paro en este sector es superior a la media, que hay baja participación en el mercado de trabajo y mayor temporalidad en los contratos femeninos.  No se trata de «comentarios feministas», sino de datos contrastados. Por increíble que parezca, los despidos por maternidad o acoso sexual continúan estando a la orden del día.