¿Por qué es necesario proteger estos humedales?

Por su valor ecológico y paisajístico y porque son el reducto de una población de aves que en otros sitios ha desaparecido.

¿A qué aves se refiere?

Fundamentalmente, a las anátidas y en especial a la malvasía, donde el lago de Zóñar fue decisivo, vital, para que esta especie no se extinguiera.

¿En qué estado se encuentra ahora esta especie?

Hace 25 años estaba prácticamente extinguida, pero encontró en estos humedales un reducto desde el cual se ha ido extendiendo a otras lagunas de Andalucía y España. Ya no está tan amenazada.

¿Cree que los cordobeses conocen este patrimonio natural?

En líneas generales, sí. No obstante, sería positivo que todos conocieran, no sólo los cordobeses, el gran valor de estos espacios.

¿Corren peligro los humedales por la sequía de los últimos años?

No. Se trata de ecosistemas que se adaptan a las circunstancias climatológicas. Algunas lagunas se abastecen del agua de lluvia y otras de corrientes subterráneas.

¿Cuál será su cometido al frente del Patronato?

Ser mediador entre las administraciones que velan por la protección y conservación de estos espacios y los colectivos y asociaciones de su entorno, como municipios, propietarios de los terrenos colindantes o asociaciones ecologistas.

BIO

Recio es profesor de Ecología de la Universidad de Córdoba. Desde 1983 investiga los ecosistemas de los humedales.