Los trabajadores que realizan las obras del Centro de Experimentación Animal del Campus de Biomedicina, incluidas dentro del edificio del Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (Citius)-Ciencias de la Salud, en el entorno del centro hospitalario Virgen del Rocío de la capital hispalense, han decidido paralizar el desarrollo de las mismas hasta que se regularice su situación y se aplique el convenio provincial de construcción, "que todavía mantiene salarios del año 2008".

Fuentes de la Hispalense han precisado a Europa Press que la paralización se lleva a cabo en un entorno en el que, asimismo, se construye una zona de aularios —proyecto a cargo de la empresa FCC, a la que no atañería este conflicto laboral—. La US, al respecto, sostiene que las obras fueron licitadas en base a la normativa para concursos públicos del Estado y que veló por que la empresa ganadora cumpliera con todos los requisitos, si bien se desliga de los problemas de las empresas con sus propias subcontratas.

Y es que, según el sindicato provincial de Construcción, Madera y Afines (Fecoma) de CCOO de Sevilla, la empresa principal, Constructora San José, está permitiendo que las subcontratas con las que ejecuta sus obras abonen a los trabajadores "salarios tan indignantes como de solo 14 euros diarios por más de ocho horas de trabajo".

En un comunicado, la central sindical explica que los operarios "tienen unas condiciones que ni en los peores momentos del sector se habían conocido: nóminas firmadas en blanco, ausencia total de medidas preventivas colectivas ni de equipos de protección individual, jornadas de trabajo extensas, imposición del trabajo a destajo a unos precios inasumibles, retraso en el pago de salarios hasta en dos meses, así como deudas desde hace otros muchos más".

Además, los trabajadores, según mantiene CCOO, están prestando sus servicios sin el obligatorio reconocimiento médico que debe garantizar la empresa. Para Fecoma, "esto es un ejemplo de la situación de deterioro y precariedad en la que se encuentra el sector, donde siguen existiendo subcontratas absolutamente impresentables y empresas principales que se quieren aprovechar de la vulnerabilidad y las necesidades de los trabajadores".

Por todo ello, el sindicato ha asegurado que se mantendrá la paralización de los trabajos hasta que se regularicen las condiciones y pondrá en conocimiento de la Inspección de Trabajo todos estos incumplimientos. Asimismo, CCOO insta a la Hispalense a que "tome cartas en el asunto" y exija el cumplimiento de la normativa laboral.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.