El informe psiquiátrico sobre la salud mental de la presunta asesina en serie de ancianas determina que Remedios S. S. "no presenta signos de enfermedad activa" y que su personalidad está "libre de patología".

Además, explica que la presunta asesina "intenta mostrar una buena imagen de sí misma", ya que "se considera demasiado buena, no nerviosa y poco impulsiva".

Reconoce su mal genio

Sin embargo, también dice que es "una egoísta, un poco terca y con mal genio".

Según los psiquiatras, la acusada de cuatro asesinatos, de otros cinco en grado de tentativa y de ocho robos con violencia, no padece ningún trastorno mental, ni hay indicios de que los haya padecido. Tampoco se aprecia en ella alguna "dependencia o consumo" de drogas.