Las organizaciones agrarias catalanas que este martes han protestado ante el Ministerio de Industria por la reducción de las retribuciones de las plantas de cogeneración alimentadas por purines que ha paralizado la actividad de las 29 existentes, consideran que el Ministerio se "está equivocando" al no atender sus demandas.

"No nos ha recibido nadie. La reacción es mala, confirma que el Ministerio de Industria está cerrado a hablar, creemos que se están equivocando", ha afirmado en declaraciones a Europa Press el portavoz de la organización catalana JARC, Jaume Bernis.

En la protesta han participado unas 1.500 personas entre trabajadores de las plantas, ganaderos y representantes de estas instalaciones.

Incluyendo a quienes han viajado en los siete autobuses que han salido de las seis plantas catalanas y a quienes han viajado en AVE entre los manifestantes había unas 500 personas de Catalunya, la mayoría de Lleida.

La reforma del sector elimina en estas instalaciones la consideración de producción de energía en régimen especial, una circunstancia en la que las organizaciones del porcino consideran que el Gobierno no ha tenido en cuenta que las plantas de cogeneración han demostrado ser un instrumento útil para la gestión de purines en las zonas de mayor densidad ganadera.

Ganaderos y plantas reclaman una moratoria de dos años, el inicio de negociaciones y la eliminación del carácter retroactivo de las nuevas retribuciones.

Consulta aquí más noticias de Lleida.