El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, pone este martes en marcha nuevas obras para reparar los daños causados por los temporales en los municipios cántabros de San Vicente de la Barquera, Val de San Vicente y Valdaliga.

En los tres casos las actuaciones las realizará la empresa pública TRAGSA y el plazo de finalización es de unos siete días. En Val de San Vicente, las obras consisten en la recolocación de la escollera en la playa de La Arena, con un presupuesto de 1.735 euros.

En San Vicente, comienza la recolocación de baños sobre nueva cimentación en la Playa de El Cabo, con 3.993 euros de presupuesto; y en Valdáliga, las obras se centran en la reposición de barandilla de madera en la Playa de Oyambre, con un presupuesto de 2.129 euros.

Estas actuaciones forman parte del conjunto de las previstas para la costa norte de España que se ha visto afectada por los temporales y cuya ejecución compete hacer al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en el marco del Real Decreto Ley aprobado por el Consejo de Ministros el pasado viernes 21 de febrero, con un presupuesto de cerca de 44 millones de euros.

Además de las obras previstas que se engloban en el Plan Litoral puesto en marcha desde el inicio de los temporales, el MAGRAMA "sigue evaluando, en constante colaboración con las administraciones locales, la situación actual del litoral después del último temporal" acaecido los primeros días de marzo y que ha afectado otra vez a la misma costa que ya había sufrido los temporales anteriores de los primeros días de febrero.

Según informa el departamento de Arias Cañete en un comunicado de prensa, se está analizando el efecto de este nuevo temporal para determinar los daños que puedan haberse producido y definir, en consecuencia, las actuaciones adicionales que pueda ser necesario acometer.

Las citadas actuaciones se suman a las obras de reparación que ya se habían puesto en marcha con urgencia las semanas anteriores, con objeto de evitar riesgos para la seguridad de las personas o que nuevos temporales generen daños mayores, actuando y reparando inmediatamente las infraestructuras que podían verse irreversiblemente destruidas ante futuros episodios de fuerte oleaje.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.