La Fiscalía de Lleida ha solicitado 20 años de prisión por asesinato y cinco meses más por profanación del cadáver para una mujer que presuntamente asesinó al anciano que cuidaba y al que después de matar a golpes, le cortó una pierna y le sacó las vísceras que la policía encontró en una bañera.

En el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía interpreta que la acusada "valiéndose de un cuchillo grande de hoja rectangular y afilada" propinó al anciano golpes en la cara, en la cabeza y el tórax e intentó estrangularlo con las manos; el fiscal sostiene que debido a sus ochenta años, el hombre murió por los golpes.

Según el escrito, la mujer valiéndose de un elemento muy cortante y "probablemente con dientes de sierra" amputó al anciano la pierna derecha y le "abrió el abdomen produciéndose una herida en forma de 'L' quedando a la vista las vísceras parte de las cuales fueron halladas en la bañera".

Según la acusación, la mujer introdujo en el abdomen papeles de periódicos con un componente de la gasolina, circunstancia que Fiscalía interpreta como que pretendía quemar el cuerpo; el cadáver presentaba quemaduras de tercer grado en otras partes del cuerpo como la cara, el cráneo y la oreja derecha.

La Fiscalía sostiene que la inculpada había convencido a su víctima de trasladarse a vivir a Lleida desde Igualada para alejarle de sus hijos con la intención de persuadirle para que le hiciera heredera de del piso del que el anciano era propietario al 50%.

La policía encontró el cadáver el 21 de noviembre de 2012 en avanzado estado de descomposición y, según la autopsia, la muerte se había producido entre cinco y siete días antes.

Entre la muerte y el hallazgo del cadáver, la mujer había sido vista con toda normalidad comprando en una farmacia.

Según el escrito del fiscal, la mujer presenta "un trastorno distímico de personalidad tipo clúster b, pero sus capacidades volitivas e intelectuales están conservadas".

Consulta aquí más noticias de Lleida.