Los médicos que trabajan en la región se encuentran entre los mejor pagados de España, según el estudio realizado por el sindicato CESM, que publica la revista médica en su último número. Los facultativos de la Comunidad son los terceros que más retribuciones fijas perciben (47.176 euros en primaria y 42.887 en especializada), con diferencias que rondan los 12.000 euros respecto a los que ejercitan su profesión en Andalucía.

«Estamos contentos con lo que hemos conseguido. En los últimos años se ha logrado igualar a otras comunidades de las que estábamos a años luz», explica el presidente provincial de CESM en Valladolid, Mauro Rodríguez. «Pero el sueldo que cobran los médicos sigue sin ser el idóneo. Estamos muy lejos de otros países de Europa y por eso los profesionales deciden emigrar a Portugal o al Reino Unido», añade.

Fijos y variables

Además del fijo, los médicos perciben una cantidad que varía en función de la productividad. Esta depende de las tarjetas sanitarias que tienen, de la edad de los pacientes, o de si atiende en un municipio lejano, en primaria; y de la reducción de las listas de espera, entre otras, en especializada.

Las guardias

El precio de la guardia ha sido una de las grandes reivindicaciones sindicales, y que era la región donde menos se pagaba. Aunque no se ha aplicado, existe un acuerdo para abonar retroactivamente desde enero, a 18 1 la hora. Con esta cantidad, Castilla y León será la quinta Comunidad que más pagará por una guardia en la atención primaria y la séptima en especializada. También ya hay acuerdo para la carrera profesional, que supondrá otro plus de entre 3.000 a 12.000 1, según los años de trabajo y la eficiencia y conocimiento demostrados.

Como en el resto de Europa

Los datos hablan por sí solos. Hay 6.000 médicos españoles  en Portugal, «porque cobran un 50% más y la vida es un 20% más barata», dice el estudio del Cesm. Desde la Sociedad regional de Medicina de Familia también apuestan por una igualdad con el resto de Europa. «Debe ser la tendencia», dice su presidente, Miguel Ángel Díez. Lo peor es la excesiva carga de trabajo que tienen aquí los médicos. «Somos los mismos e idéntico tiempo para mucho más trabajo. Así baja la calidad», indica.