Seat comercializará en tres años una berlina y un todo terreno «pequeño y ligero», para mejorar la rentabilidad y ampliar su gama de vehículos, según anunció ayer el presidente de la compañía, Erich Schmitt.

En principio, los coches se fabricarán en la planta de Martorell, que esta semana está cerrada para evitar la acumulación de excedentes. Aún así, Schmitt advirtió que es necesario llegar a un acuerdo con los sindicatos para rebajar los costes de personal, como la eliminación del contrato de relevo o acelerar las prejubilaciones. UGT y CC OO ya han iniciado contactos con la empresa para reducir en más de 1.000 empleados la plantilla (de 15.000) a través de bajas incentivadas, prejubilaciones y excedencias.

Sobre el cierre de SAS, que suministra componentes a Seat, Treball exigió a la empresa que en 48 horas informe a los trabajadores y reinicie la actividad el día 12. Y los trabajadores de Seat en la Zona Franca harán paros contra los accidentes laborales.