Ni Madrid ni Barcelona. Para mantener un coche aquí hay que echar muchas más cuentas que en el resto de España porque nuestros seguros son de los más caros del Estado. Sólo los pontevedreses tienen que rascarse algo más el bolsillo. Y la culpa de los precios elevados la tienen la abrupta geografía, la gran cantidad de carreteras secundarias, la alta siniestralidad y la frecuente lluvia.

Así lo revela un estudio del portal arpem.com, especializado en motor. Su autor, José Luis Esteso, destaca especialmente la orografía como principal motivo de que las aseguradoras aumenten los precios en A Coruña. Por su parte, las compañías hablan exclusivamente de siniestralidad.

Y eso que en los accidentes (sólo el pasado fin de semana hubo 81 en la comunidad) influyen no sólo los conductores –que son los que pagan los seguros–, sino también la orografía y la calidad de las carreteras. Sin embargo, el resultado final es el mismo: hay más siniestros y las compañías lo compensan con pólizas más elevadas.

Esto lleva a que por un seguro a todo riesgo, los coruñeses paguen, por ejemplo, 264 euros más de la media nacional (1.387 euros). La situación se repite en toda Galicia: las cuatro provincias están en el ‘top ten’ del ranking de precios más caros.