Iberdrola ha iniciado el despliegue de las redes inteligentes en Soria, en el marco de la paulatina implantación de la red eléctrica del futuro en Castilla y León, lo que beneficiará a unos 29.000 puntos de suministro de la capital soriana durante el año 2014 y supondrá una inversión de cuatro millones de euros.

La compañía ya trabaja en la renovación de los contadores tradicionales por los nuevos equipos, que cumplen con las especificaciones del Real Decreto de Telegestión, con el objetivo de que todos los instalados en suministros con potencia contratada inferior a 15 kilovatios (kW) permitan la telegestión antes de 2018.

Además, adecuará 152 centros de transformación de los que tiene en Soria para adaptarlos a este nuevo modelo de distribución, han informado a Europa Press fuentes de la empresa.

Iberdrola, que cuenta con alrededor de 63.000 puntos de suministro en la provincia, prevé culminar entre 2014 y 2018 el despliegue de su red inteligente, que servirá, entre otras cosas, para mejorar la calidad del suministro.

Esta iniciativa, que arrancó en abril de 2012 en la capital salmantina y en noviembre en Burgos y León, ha comenzado también a dar los primeros pasos en la capital abulense, en Valladolid y en Zamora y, ahora, lo hará también en Soria.

Instalación hasta 2018

La eléctrica prevé que para 2018 los cerca de 1,6 millones puntos de suministro a los que da servicio en la región tengan contadores inteligentes y sus más de 15.360 centros de transformación también funcionen con este tipo de tecnología.

Este despliegue se enmarca en el proyecto STAR (Sistemas de Telegestión y Automatización de la Red), que el Grupo lleva a cabo en todas las regiones donde tiene red de distribución e implicará una inversión en Castilla y León, a lo largo de siete años, de unos 180 millones euros.

Estas instalaciones van a permitir no sólo la modernización de la infraestructura eléctrica de Iberdrola, sino también un impulso relevante de la economía castellanoleonesa a través de contratos con empresas locales. Además, este proyecto conllevará una mayor contratación de personal cualificado, ha afirmado la empresa.

Iberdrola posee en Castilla y León unos 5.930 MW de potencia, 236 subestaciones, más de 15.360 centros de transformación, unos 6.330 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión, más de 20.300 kilómetros de líneas de media tensión y cerca de 26.300 kilómetros de líneas de baja tensión. Su número de clientes asciende a 1,6 millones y sus empleados alcanzan la cifra de 1.200.

En Soria cuenta con 16 subestaciones, alrededor de 1.500 kilómetros de líneas de alta tensión y media tensión, casi 740 centros de transformación y cerca de 850 kilómetros de líneas de baja tensión. El número de clientes alcanza ya los 63.419 y sus empleados en la provincia ascienden a 52.

Consulta aquí más noticias de Soria.