La ciudad de Murcia lucirá "como nunca" durante los días de Semana Santa. El Ayuntamiento de Murcia, a través de la Concejalía de Calidad Urbana y la Comisión de Publicaciones y de Semana Santa de Interés Turístico Internacional, han elaborado 'Pasión por Murcia'.

Una iniciativa que pretende "embellecer" el casco urbano a la vez que colabora "para que la Semana Santa murciana sea declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco", ha explicado la concejal Ana Martínez Vidal.

Un proyecto "de ciudad" para "el disfrute de murcianos y visitantes", al margen de connotaciones religiosas, "con el que se pretende contribuir a la cuidada imagen de la ciudad durante las fiestas de Semana Santa fomentando el carácter turístico de las mismas", ha añadido la edil de Calidad Urbana.

Así, las calles más emblemáticas de los recorridos procesionales serán adornadas con unas 140 colgaduras en los balcones, "previa autorización de los dueños de las viviendas afectadas", decoradas con el escudo antiguo de la ciudad de Murcia en los colores grana y dorado.

'Pasión por Murcia' es un proyecto por fases, que en su primer año engalanará la Plaza Belluga, la calle Salzillo, Trapería y el inicio de Santo Domingo, aunque el objetivo final es "extender el proyecto a otras calles y recorridos procesionales", ha indicado la concejal acompañada del edil de Cultura, Rafael Gómez.

Por su parte, el presidente del Cabildo Superior de Cofradías, Ramón Sánchez-Parra, ha indicado que este proyecto "se enmarca en la necesidad de crear un recipiente idóneo para la contemplación de las procesiones acorde con la excelencia artística de las imágenes", que, en definitiva, "refuerce las señas de identidad estéticas de esta celebración".

Los objetivos de este proyecto se resumen en uno, que es "concretar una imagen de ciudad especialmente cuidada y decorada para las manifestaciones sacroculturales que tienen lugar durante la Semana Santa", ha señalado el presidente de la Comisión de Publicaciones y Promoción de la Semana Santa de Interés Turístico Internacional, Antonio José García Romero.

Ofrecer una imagen de ciudad "altamente competitiva con respecto a otros destinos turísticos culturales, ofreciendo al ciudadano la posibilidad de sumergirse, bajo un universo decorativo, propios del siglo XVIII" y reforzar los atractivos de esta celebración "para la deseada la declaración de Patrimonio Cultural", ha enfatizado.

Se sacarán a la calle siete obras impresas

Asimismo, se 'sacarán' a la calle siete obras pictóricas religiosas (impresas digitalmente en telas) a tamaño natural que actualmente se muestran en el Museo de Bellas Artes. Estas imágenes se colgarán en altura, en las fachadas de los edificios emblemáticos de dicho recorrido.

En concreto, formarán parte de este "museo al aire libre" las obras 'Retrato de Francisco Salzillo' (Joaquín Campos, 1781-1783); 'Las entrañas de Alfonso X el Sabio' (anónimo, Siglo XVI); 'San Jerónimo escriturario' (atribuido a José de Ribera, 1613); 'Ecce Homo' (Bartolomé Esteban Murillo, 1670-1680) y 'Alegoría Eucarística' (Obrador de Zurbarán, 1630-1640).

Además de 'La Magdalena en casa de Simón el leproso' (Círculo de Pedro de Orrente, Siglos XVII-XVIII) y 'El tributo de la moneda' (Anónimo, Siglo XVII).

Las obras se colocarán en el Palacio de Montemar, donde se pondría el retrato de Francisco Salzillo, el Palacio de Almodovar, el edifico donde se encuentra el Banco Santander, el cruce de las Cuatro Esquinas y en la zona de Los Soportales.

Consulta aquí más noticias de Murcia.