Las tiendas de tatuajes se multiplican y hacen hasta 200 trabajos al día
Un joven haciéndose un tatuaje.
Los zaragozanos se lanzan a hacerse tatuajes y en los últimos cinco años han abierto una veintena de estudios especializados. Se realizan alrededor de 200 tatuajes al día en la ciudad, en los 27 locales que existen para esta práctica. Allí, acuden a diario personas de todas las edades.

La espalda, los brazos, el estómago o los pies son los lugares más frecuentes para dibujarse la piel (que cuesta de 70 euros en adelante), aunque no existen límites: «Últimamente viene gente solicitando que le tatuemos la cabeza o incluso en el pene», aseguraron profesionales del sector a 20 minutos.

Y no son únicamente jóvenes, pues los adultos de 40 y 50 años también se han unido a la nueva moda. «Muchas madres vienen con sus hijos y terminan tatuándose ellas también». Los menores de 30 años siguen siendo mayoría.

Frente a la ola de tatuajes, hay quienes deciden quitárselos, a través del láser. Los motivos son variados: un dibujo inicial deformado, mal hecho o que recuerde a una relación sentimental pasada.

Soluciones que dejan huella

La técnica láser intenta eliminar el tatuaje, pero su resultado depende del tipo de piel, de la profundidad del tatuaje, de la región del cuerpo en la que está situado y de los colores que contenga (el rojo es prácticamente imposible de eliminar). Se aplica por sesiones (entre 2 y 10 dependiendo del tamaño del dibujo) y cuesta unos 100 euros por sesión.