La feria turística MITT de Moscú abre sus puertas este miércoles, en una edición marcada por la presencia de nuevos destinos y por la situación de conflicto entre Rusia y Ucrania por Crimea, junto a la devaluación del rublo, lo que podría afectar al mercado emisor turístico ruso en 2014.

Entre los nuevos países que acuden a la MITT se encuentran Argelia, Bangladesh, Brasil, Camboya, Cabo Verde, Islandia, Laos, Mozambique, Perú y Timor Este. También han confirmado su asistencia, por primera vez con stand propio, las islas Canarias, Baleares, Azores y Rodas.

En la feria de Moscú, en la que participarán cerca de 1.800 empresas de 190 países y regiones, se espera la asistencia de 37.000 visitantes profesionales, informó la organización.

Cerca de 47 millones de rusos viajaron al extranjero en 2012, un incremento del 9% respecto al año anterior, en un país que cuenta con una población de 143 millones de habitantes.

Las previsiones son que este año, el mercado turístico ruso podría registrar una fuerte ralentización este año debido a la situación de Crimea, junto a la devaluación del rublo.

Canarias aprovechará su presencia en la feria para mostrar sus posibilidades turísticas en el mercado ruso, uno de los mercados emisores más atractivos para las islas y con más margen de crecimiento. El turismo ruso ha incrementado su presencia en las islas casi un 11% en 2014, lo que suponen 2.499 turistas rusos más que en los dos primeros meses del pasado año, con un total de 15.859 turistas.

También Baleares acudirá con stand propio. Las Islas Baleares recibieron el pasado año un total de 133.182 turistas rusos, cifra que supone un crecimiento del 26,6% en relación al ejercicio anterior, mientras que el gasto turístico también se incrementó un 26%.

No obstante, aunque las previsiones son positivas aunque algunos participantes han declinado su participación por la complicada situación de la zona. Es el caso de la Generalitat Valenciana que ha cancelado el viaje previsto de su presidente Alberto Fabra a la Feria de Turismo después de la decisión de Rusia de reconocer a la provincia ucraniana de Crimea como un estado soberano e independiente, tras el referéndum de secesión celebrado el domingo.

El mercado ruso se frena.

En 2013, España registró un crecimiento de alrededor del 20% en la llegada de turistas rusos, hasta 1,3 millones de viajeros, de los cuales, un millón eligió Cataluña como destino.

La fuerte depreciación del rublo ha encarecido los viajes y paquetes turísticos, haciéndolos menos accesibles al cliente. Además el conflicto en Crimea y en Ucrania también está influyendo negativamente tanto en la oferta, con los posibles retrasos de los vuelos, como en la demanda, ante el descenso más significativo en las reservas.

Así, las reservas de turistas rusos para viajar a España en la temporada de verano se han visto reducidas en un 15%, ante la "fuerte" depreciación del rublo por la grave crisis en Ucrania, si bien en el mercado de invierno han llegado incluso a aumentar en destinos como Tenerife o Andorra, donde las reservas procedentes de este mercado crecieron un 5%, según Natalie Tours.

Por el contrario, las agencias de viajes españolas, mantienen "buenas perspectivas" y esperan crecimientos en las llegadas de estos turistas hacia España, ya que el turista ruso "no notará mucho" la depreciación del rublo, puesto que demuestra un alto poder adquisitivo, según la Unión Nacional de Agencias de Viajes (UNAV).

Las zonas más afectadas por esta caída del turismo procedente de Rusia serán los destinos de costa, sobre todo Cataluña, especialmente la Costa Dorada, ya que es la zona que más turistas rusos recibe de España, y Canarias.