Vuelven las protestas a Vitelcom tras 44 días sin fabricar ni un móvil
El comité de empresa y miembros de CC OO hablaron, ayer, a los empleados en la fábrica de móviles (Á. Cabrera).
Los 400 empleados de Vitelcom aprobaron ayer un calendario de movilizaciones para buscar una salida que asegure sus puestos de trabajo. La fábrica de teléfonos móviles aún no ha completado el expediente de extinción de empleo ante la Junta.

En asamblea, los trabajadores aceptaron la propuesta de CC OO de hacer huelga los martes, miércoles y jueves dentro de diez días (es el plazo legal para convocarlas) y durante las tres semanas siguientes, así como manifestaciones en el PTA y la ciudad «para conseguir el apoyo de la sociedad malagueña, al igual que pasa en Cádiz con Delphi», enfatizó ayer el secretario provincial del sindicato, Antonio Herrera.

Un mes sin cobrar

La última vez que los trabajadores se manifestaron fue el 22 de diciembre. La próxima semana cumplirán 44 días acudiendo al trabajo para estar de brazos cruzados, ya que la fábrica no ha recibido encargos en febrero y la empresa no ha abonado los sueldos de ese mes.

El comité de empresa afirma que la dirección les asegura que pagará esta semana. Si no fuera así, la plantilla podría sumarse a la demanda de los acreedores de Vitelcom para que un administrador judicial estudie la liquidación de la deuda con ellos (el proceso empezaría en tres meses). «No es momento de echar cuentas sobre cuánto pagarían, sino de luchar por los puestos de trabajo. Vitelcom puede ser viable», zanjó Herrera.

Rostros del conflicto

Gema Sánchez. 29 años

«Hice un curso de electrónica y me contrataron. Veo que el asunto está muy mal. No podría aguantar cuatro meses sin cobrar nada porque tengo hipoteca y gastos que afrontar, aunque sí podría acudir a las manifestaciones».

Sergio Baena. 35 años

«Mi mujer y yo llevamos tres años trabajando en Vitelcom. La cosa está negra. Tenemos tres niños y al más pequeño lo tenemos que traer a la fábrica cuando hay asamblea porque esos días no tenemos con quien dejarlo».