La Guardia Civil que investiga el caso del crimen de Fago considera que el único detenido, Santiago Mainar, pudo haber asesinado al alcalde de esta localidad, Miguel Grima, él solo. La jueza encargada del caso levantó ayer el secreto de sumario del caso, casi dos meses después de que tuviera lugar el asesinato.

Las pruebas encontradas en el vehículo del alcalde incriminan únicamente a Mainar y los testimonios obtenidos en el entorno del edil no han permitido dilucidar si pudo tener colaboración. A pesar de todo, los investigadores aún no descartan del todo la posibilidad de que hubiera participado alguna otra persona.

Santiago Mainar, que en un principio se declaró culpable y más tarde dijo que era inocente, explicó que decidió inculparse para tratar de rebajar la tensión y el clima de enfrentamiento. Sin embargo, no pudo explicar las razones por las que aparecieron restos biológicos suyos en el coche del edil.