Efectivos de la Guardia Civil han detenido en Burgos y Murcia a dos individuos como presuntos autores de la extorsión y coacción a menores de las que se ganaban su confianza y obtenían fotografías comprometidas.

En concreto, se ha arrestado en Burgos a J.C.C, de 35 años, y en Murcia a F.A.M, de 23, por su distinta participación en los delitos de corrupción de menores y de coacciones.

La operación se ha denominado 'Grooming', que hace referencia al acoso ejercido por un adulto y se refiere a las acciones realizadas deliberadamente para establecer una relación (a través de la NTIC's) y un control emocional sobre un niño o niña con el fin de preparar el terreno, para concertar una cita, cuyo final es el contacto sexual.

Los hechos ocurrieron el pasado verano en una localidad de la provincia de Madrid. El Área de Investigación del Puesto Principal de Mejorada del Campo investigaba la denuncia de una madre, que afirmaba que su hija había recibido en el teléfono móvil la fotografía de otra niña que aparecía desnuda.

Tras identificar y localizar a la menor fotografiada, se averiguó que era extorsionada por una persona desconocida, a través del teléfono móvil. Por temor a que se hiciese público, cada vez accedía a peticiones más comprometidas.

Las pesquisas llevaban hasta la provincia de Burgos y en la capital se detuvo al presunto autor de los hechos, al que en un registro domiciliario se le intervino material relacionado con este tipo de delito, así como documentación suficiente como para sospechar de la existencia de otra persona implicada en los hechos.

Así, se abrió una nueva línea de investigación que llevó a los Especialistas en Investigación Tecnológica hasta la provincia de Murcia, donde se arrestó a F.A.M. tras un registro domiciliario en el se encontraron evidencias de extorsión a las niñas; las ofrecía dinero a cambio de mantener relaciones sexuales con ellas, o bien recargas de saldo del móvil para obtener imágenes íntimas que luego intercambiaba. Ha ingresado en prisión.

Modus operandi

En este tipo de delitos, el autor contacta con un o una menor, haciéndose pasar por un igual, ganándose su confianza. Aprovechan la sensación de anonimato que otorga Internet.

En este caso, empezó pidiéndo los teléfonos de amigos y amigas para entablar amistad. Luego le solicitó fotografías para conocerla, a lo que accedió enviándole fotos vestida y en biquini y finalmente desnuda. Ésta sirvió para extorsionar a la joven, bajo amenazas de que si no accedía a grabar videos íntimos, difundiría la foto por Internet colgándola en páginas pornográficas.

Bajo amenazas también favoreció la comunicación con el segundo detenido, con los mismos fines.

La investigación, que sigue abierta al poder existir más víctimas menores acosadas y coaccionadas, que por temor, vergüenza o por no saber cómo denunciarlo, podrían haber guardado silencio, ha sido dirigida por los Juzgados de Instrucción número 3 de Coslada, 7 de San Javier (Murcia) y 4 de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.