Autónomos
Los autónomos han sufrido con dureza la crisis.

Las mutuas de accidentes de la Seguridad Social denegaron el año pasado el 65% de las solicitudes que presentaron trabajadores autónomos para recibir la prestación por cese de actividad (paro), según datos difundidos por la organización de autónomos UPTA.  

La futura ley de mutuas introduce mayor flexibilidad para demostrar las causas económicas que obligan al cese En concreto, en 2013 se presentaron 6.989 solicitudes para el cobro de esta prestación, de las que 4.549 fueron rechazadas, frente a 1.574 que recibieron el visto bueno (el 22,5%), 441 desistimientos y 966 que se encuentran todavía pendientes de resolución.

Pese a ello, UPTA reconoce que el porcentaje de aceptaciones de 2013 (22,5%) mejoró en más de cuatro puntos el de 2012 (18%), aunque entiende que esta mejora resulta "claramente insuficiente".

Actualmente, el número de autónomos que cotizan por la prestación por cese de actividad alcanza los 637.269 trabajadores. El sistema está en vigor desde el año 2010, aunque las solicitudes se podían realizar sólo en los años 2011 y 2012.

Difícil demostrar las pérdidas que llevan a la quiebra

Según UPTA, existen muchas dificultades para demostrar la situación de pérdidas económicas acumuladas como causa del cese de actividad, tal y como se exige para poder tener acceso a la prestación.

Hay margen suficiente para cubrir más solicitudes e incluso una rebaja en el coste Sin embargo, la futura ley de mutuas introduce mejoras en la cobertura y una mayor flexibilidad para demostrar las causas económicas que han obligado a abandonar la actividad a los autónomos.

"En estos años los ingresos por cotizaciones deben haber superado los 300 millones de euros y los gastos posiblemente no sean superiores a los 25 millones, por lo que parece que hay margen más que suficiente para cubrir más solicitudes e incluso una rebaja en el coste", subraya la organización de autónomos.

UPTA ve adecuado que, tal y como se recoge en la ley de mutuas, la cotización por cese de actividad pase a ser obligatoria para los nuevos autónomos a fin de consolidar las finanzas del sistema. No obstante, espera que esta medida vaya acompañada de una menor cotización o una mejora en las prestaciones.