La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (CCOO) ha exigido a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León que recupere la gestión pública de los comedores escolares en los colegios e institutos de la Comunidad para el curso escolar 2014-2015, cuando deberán licitarse de nuevo los contratos de administración.

La secretaria regional de Enseñanza, Elena Fernández, ha criticado que con la gestión privada de los comedores "no se cumple" el objetivo de promover "una dieta sana" para el alumnado que recoge la nueva Lomce, según se señala en un estudio elaborado por el sindicato y que se ha presentado este martes en Valladolid.

Los responsables de este informe, Francisco José Martínez Alonso y María Paz Amez, han recordado que el objetivo de la privatización era mejorar "la eficacia y la calidad" del servicio, así como "ahorrar" en la gestión.

Sin embargo, ambos han negado este extremo y han apuntado, por el contrario, que el modelo de administración pública de los comedores escolares permite ahorrar "un 50 por ciento". A esto han añadido los sobrecostes que, en su opinión, se han producido en las licitaciones por "errores" en la adjudicación de los contratos, que han llevado a condenas judiciales e indemnizaciones a las empresas.

Por otro lado, han alertado de la menor calidad de los menús ofrecidos en los centros externalizados, donde "se abusa de los congelados y la cocina precocinada". Así, aunque han confirmado que estos productos cumplen con todos los controles sanitarios, han defendido que los comedores gestionados de forma pública compran la comida en los comercios próximos, lo que permite "que sean más frescos, del territorio", con lo que además "se contribuye a generar empleo en la zona y se fija población en el medio rural".

Comida basura

En este sentido, Amez ha lamentado el "impacto negativo" que, a su juicio, tiene en los jóvenes el no fomentar una educación alimenticia adecuada en un contexto en el que "se enfrentan a los múltiples impactos de la comida basura".

Por su parte, Martínez Alonso ha advertido de que con este modelo se ha incrementado el coste medio para las familias hasta los 4,60 ó 4,65 euros por menú, lo que "está haciendo que baje el número de usuarios". Por ello, ha abogado por volver al sistema público y emplear el ahorro en ofrecer becas de comedor, a fin de que los alumnos de familias más necesitadas puedan recurrir a este servicio y evitar así los casos de niños que "no pueden recibir todas las comidas", algo "que empieza a ocurrir con motivo de la crisis económica y la precarización del mercado laboral".

Al hilo de esto, han anunciado la puesta en marcha de una campaña de firmas para exigir a la Junta el cambio de modelo, con la que ya han obtenido 900 rúbricas en una semana, al tiempo que han alertado de una caída del 50 por ciento en el número de becas de comedor concedidas, de manera que actualmente "sólo tres de cada diez alumnos" se benefician de ellas.

Actualmente existen en España 497 comedores escolares en Castilla y León que prestan servicio a unos 32.000 usuarios. De ellos, sólo "unos tres o cuatro por provincia" permanecen en manos públicas, mientras que el resto son gestionados por nueve empresas.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.