El sector del cerco gallego crítico con el actual reparto de las cuotas de caballa y jurel ha interpretado que el Gobierno les pone "un obstáculo más" con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), este martes, de la orden del plan de gestión para el caladero del Cantábrico Noroeste este año.

Con todo, en declaraciones a los medios de comunicación antes de arrancar una nueva reunión con el resto de representantes del cerco y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, el portavoz de esta parte de la flota, Andrés García, ha señalado que sus "esperanzas", que son "lo último que se pierde", se centran en poder "firmar un compromiso de empezar este año para el año que viene". "No es tarde para eso", ha apuntado.

García, patrón mayor de Sada, que ha acudido junto al patrón mayor y un marinero de Portosín (A Coruña), Eduardo Carreño y José Blanco, respectivamente, ha destacado que vuelven "con todas las expectativas", pese a lamentar que "lo que pasa es que el plan está trazado".

"No esperaron ni el plazo de alegaciones que acaba hoy. No se entiende bien lo que pasa aquí... Bueno, sí se entiende, aquí hay un plan trazado y va para adelante", ha resaltado. Por su parte, el ministerio dijo, en boca del secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, que el plazo para alegar terminaba el pasado sábado.

El BOE publicará en los próximos días una corrección de errores de la orden, según han explicado a Europa Press fuentes de la Xunta, puesto que en una disposición adicional que fija los porcentajes de cuota para 2014 y 2015 habla de "flota del cerco" cuando, por el contrario, se refiere a otras artes distintas a la del cerco.

"la esperanza,

Lo último que se pierde"

"La esperanza es lo último que se pierde, al final va a ser lo que nos va a quedar", ha comentado García, quien ha evitado dar detalles de la propuesta que traen este martes, después de que la asamblea de Portosín rechazase el borrador redactado entre las dos partes el pasado viernes. En este sentido, ha abogado por esperar "a ver lo que se acepta dentro.", puesto que "mientras, adelantar acontecimientos no es bueno".

Según ha admitido, los ánimos entre los pescadores del cerco "empiezan a flojear", al ver "cómo van las cosas" y que "nadie cambia el discurso". Pese a todo, numerosas embarcaciones protestan a estas horas en las rías de Vigo y A Coruña en apoyo a esta delegación y para respaldar sus negociaciones con la Xunta.

De no cambiar las cosas, Andrés García ha indicado que "muchos barcos ahora mismo no podrían salir a faenar" y "seguirían amarrados". Otros, según reconoce, podrían trabajar "dos o tres días" y "el que más, un par de semanas si tiene suerte". "Parece que eso no se entiende y seguimos así", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.