La Capilla del Castillo de Bellver de Palma de Mallorca ha abierto al público la exposición 'El Monasterio de Cabrera', que muestra las piezas más significativas recuperadas en las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Cabrera y se contextualizan en el mundo monacato cristiano de los siglos V al VIII después de Cristo, y que podrá verse hasta el próximo 15 de junio.

Organizada por el ayuntamiento de Palma de Mallorca con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN), la muestra forma parte de los programas de ayudas para promocionar el desarrollo sostenible de las poblaciones de las Zonas de Influencia Socioeconómica de los Parques Nacionales, que lleva a cabo el OAPN, dirigidas tanto a corporaciones locales, como a empresas privadas, particulares e instituciones sin fines de lucro.

Entre estas ayudas hay iniciativas para la restauración tanto del patrimonio natural como el arquitectónico, por la convicción de que la conservación del patrimonio cultural contribuye a la conservación de la naturaleza que lo engloba, algo que valoran muy positivamente los visitantes de la Red de Parques Nacionales.

Hace más de trece siglos hubo en la isla de Cabrera, en la actualidad Parque Nacional Marítimo-Terrestre, un monasterio de monjes, de cuya existencia únicamente se tenía constancia gracias a una carta del Papa Gregorio Magno del año 603 dC.

Desde hace más de una década, un equipo de arqueólogos, coordinado pro el ayuntamiento de Palma de Mallorca, inició excavaciones para empezar a conocer aquella comunidad monástica.

El OAPN apoyó, mediante subvenciones, al ayuntamiento en esta labor desde el inicio, con el fin de recuperar y divulgar el monasterio bizantino de la isla de Cabrera y que ha dado como resultado esta exposición.