La campaña sobre el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil en los coches, que ha llevado a cabo la Policía de Zaragoza, en colaboración con la Dirección General de Tráfico, entre el 10 y el 16 de marzo se ha cerrado con un total de 5.575 personas controladas, entre conductores y pasajeros, y 65 infractores, de los que 6 eran niños con una estatura menor de 1,35 metros, que viajaban sin protección en los asientos traseros.

La Policía Local de Zaragoza ha determinado que, en términos generales, los zaragozanos respetan de manera muy notable esta norma de seguridad, ya sean conductores o pasajeros en cualquiera de los asientos, además de ser escrupulosos en la protección de los menores.

Sin embargo, ha considerado necesario seguir trabajando para reforzar este hábito de manera que nadie asuma riesgos innecesarios en el caso de un accidente de circulación.

De las 5.575 personas controladas en la semana de campaña, 23 conductores no hacían uso del cinturón (0,41%) así como 4 viajeros ubicados en los asientos delanteros (0,07%). Mientras tanto, en los asientos traseros se localizaron 32 pasajeros sin este sistema de protección (0,5%), de los que 25 eran pasajeros de autobús.

Respecto a los menores, la campaña de vigilancia ha detectado que todos los pequeños que viajaban en el asiento delantero lo hacían de manera correcta. Sin embargo, se localizaron seis niños sin estar debidamente sujetos en los asientos traseros.

Aunque los datos varían de una campaña a otra, en esta que se acaba de cerrar, la Policía de Zaragoza ha realizado un gran esfuerzo incrementando en un 16% el número de controles respecto a la anterior, ya que este tipo de medidas obligan a conductores y pasajeros a estar más alerta y a no relajar los protocolos de seguridad cuando se viaja en automóvil.

Los cinturones son una sencilla herramienta de seguridad que, según los expertos, reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente, protege de salir despedido del habitáculo, así como de impactar contra el parabrisas. En el casco urbano, la posibilidad de resultar herido grave o muerto es cinco veces menor si se lleva puesto el cinturón.

Los datos porcentuales de las dos últimas campañas han reflejado un leve descenso de infractores (1,18% en septiembre del año pasado frente al 1,16% de esta campaña), a la vez que se ha detectado una mayor sensibilidad de los conductores hacia esta medida, 0,41% frente al 0,92%.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.