La Guardia Civil ha detenido a dos personas en Alicante por la falsificación de casi 300 vehículos eléctricos —motos y bicicletas—, una actividad que generó unos beneficios fraudulentos que podrían superar el millón de euros en el mercado.

En el marco de la operación 'Tamuja' se han intervenido vehículos en 23 concesionarios de varias provincias, según ha informado este martes la Guardia Civil en un comunicado. La principal empresa imputada presuntamente falsificaba y manipulaba productos de otros importadores, haciéndolos pasar por la empresa china original.

Las investigaciones comenzaron tras la denuncia de una empresa distribuidora oficial en España de vehículos eléctricos y sus accesorios. Se descubrió que varios vehículos habían sido manipulados con alteración de la capa de pintura y eliminación del número original con herramientas especiales para tapar o alterar etiquetas o marcas originales de fabricación.

En una de las naves registradas en Alicante se encontró una cabina de pintura rudimentaria, construida con planchas de cartón y recubierta interiormente de plástico, con restos de pintura pulverizada que confirmaría su uso para el repintado de algunas piezas de las bicicletas eléctricas y/o motocicletas presuntamente falsificadas.

Ponían etiquetas de una conocida empresa china

La citada empresa habría suministrado durante el último año vehículos eléctricos de otras marcas comerciales de similares características supuestamente falsificadas con las etiquetas de una conocida empresa china.

Además, decía haber firmado un contrato en exclusividad con la compañía china a la que estaban perjudicando, siendo este extremo falso, pues el contrato no estaba en vigor, por lo que no eran distribuidores en exclusiva de tales productos.

Concluidos los registros, los agentes detuvieron a J. M. B., de 50 años, y de M. M. M., de 34, ambos vecinos de Alicante, como presuntos autores de un delito de estafa, falsificación y contra la propiedad industrial.

Continuando con la investigación se inspeccionaron todos los concesionarios, un total de 23, directamente relacionados con la venta y distribución de bicicletas, motocicletas y accesorios eléctricos. También se tomó declaración a 19 particulares con motocicletas matriculadas a su nombre que habían sido estafados y se examinaron un total de 358 vehículos, de los cuales fueron intervenidos 298.

En la operación participaron miembros la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Ávila y del Grupo de Investigación de la Agrupación de Tráfico del Subsector de Tráfico con la colaboración de unidades de investigación de doce provincias.

Consulta aquí más noticias de Valencia.