La Guardia Civil ha rescatado este lunes por la tarde en Sierra Nevada a dos montañeros madrileños de 35 años que se habían quedado enriscados en la cara norte del Mulhacén, en uno de los rescates más difíciles realizados por los agentes de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) durante esta temporada invernal en el macizo montañoso granadino.

La noticia de que ambos montañeros necesitaban auxilio llegó a la Guardia Civil a través del guarda del refugio Poqueira de Sierra Nevada a las 23,00 horas del pasado domingo. Éste informó de que dos montañeros habían salido esa mañana con la intención de escalar la cara norte del Mulhacén, que tenían previsto regresar a media tarde y aún no lo habían hecho.

La Guardia Civil se puso en contacto telefónico con los alpinistas y ellos informaron de que se habían equivocado en el itinerario de ascenso mientras escalaban y se habían quedado enriscados en una cota a 3.325 metros, y como aún les quedaba un tramo bastante importante de pared hasta la cima y se les había hecho de noche, iban a quedarse anclados en una repisa y allí la pasarían hasta que la Guardia Civil pudiera rescatarlos.

En cuanto amaneció el lunes, dos guardias civiles del Sereim acudieron a la zona en el helicóptero de la Guardia Civil de Granada. Tras un vuelo de reconocimiento sobre la cara norte, localizaron a ambos montañeros en una zona de piedra, hielo y nieve, en las inmediaciones del canal central, y comprobaron que se encuentran en una situación segura puesto que estaban anclados y sobre una pequeña repisa.

Los pilotos del helicóptero intentaron aproximarse hasta ambos montañeros en varias ocasiones, pero tuvieron que desistir de la maniobra porque sobrepasaron los límites que permite el aparato. Se optó entonces por aterrizar en una posición superior a la de los montañeros y allí los guardias civiles especialistas en montaña instalaron unos 120 metros de cuerda para descender hasta donde se encontraban.

Tras comprobar que tenían síntomas de hipotermia y cansancio extremo, se les ofreció ropa de abrigo y se le dieron friegas musculares a ambos. Se les alivió todo el peso posible y se les ancló al extremo de una cuerda para que pudieran ascender por el tramo de pared equipada hasta el punto donde los recogería el helicóptero.

El ascenso fue difícil y duró aproximadamente tres horas, pero felizmente la Guardia Civil consiguió que salieran de la pared. Una vez arriba, el helicóptero recogió a los montañeros y los evacuó hasta el refugio Poqueira.

El trabajo de la Guardia Civil, no obstante no había concluido. Accidentalmente una saca cargada de material de rescate se cayó durante el ascenso y hubo que regresar a la pared para buscar y recuperar dicho material.

Consulta aquí más noticias de Granada.