Melilla ha registrado este martes la entrada de inmigrantes más importantes de su historia, desde que en 2005 empezaron los saltos a la valla. La última cifra, conocida a mediodía, asciende a 492 personas tras el último recuento y podría aumentar, según han informado a Europa Press fuentes policiales.

El salto se ha producido sobre las ocho de la mañana, en la zona comprendida entre Mariguari y Río Nano, y ha estado protagonizado en su mayoría por procedentes de Mali, aunque hay también de otras nacionalidades. Los subsaharianos han aprovechado la densa niebla que registra la ciudad como factor sorpresa para conseguir su objetivo.

Tras saltar el triple vallado, se han dirigido al CETI (Centro de Estancia Temporal de Extranjeros) entre cánticos, muestras de júbilo y abrazos con otros compatriotas.

En el centro se les da agua y se les ha facilitado ropa, ya que muchos se han despojado de sus prendas en el camino y han llegado con el torso desnudo.

Cortes y contusiones

Algunos de los recién llegados están heridos leves y están siendo atendidos por miembros de Cruz Roja, que ha instalado un pequeño hospital de campaña para descongestionar la enfermería del CETI.

Fuentes de la oficina de Cruz Roja en Melilla han asegurado a 20minutos que los heridos presentan cortes o contusiones y que hasta el momento han derivado a seis al hospital comarcal para que les sean realizadas más pruebas. A ellos se suman los trasladados por el 061, cifra aún sin concretar.

Por otro lado, según confirman fuentes sanitarias a 20minutos, se han movilizado efectivos de la Cruz Roja de Cordoba hacia Melilla para dar apoyo a las necesidades del CETI. Mañana, según las mismas fuentes, llegarán más refuerzos desde Málaga.

El CETI, al triple de su capacidad

Antes de la entrada de este martes, el CETI de Melilla ya acogía a 1.400 personas, el triple de su capacidad, que es de 480 plazas.

Ante esta saturación, Cruz Roja ha decidido instalar más tiendas de campaña, entre cinco y seis, con capacidad para unas 20 o 25 personas.

Se colocarán en el exterior y se sumarán a las que ya tiene montadas y que sustituyeron a las que donó el Ejército.

Heridos en la zona marroquí

El Ministerio del Interior de Marruecos ha informado por su parte de que 33 personas han resultado heridas en la zona marroquí durante este último salto a la valla de Melilla.

De ellos, cinco son policías que fueron alcanzados por las pedradas de los inmigrantes, quienes respondieron así a los intentos policiales de impedirles el salto, según un comunicado.

Los otro 28 son inmigrantes que han necesitado atención médica al resultar heridos "por las alambradas" del vallado, añade la nota.

Interior refuerza la vigilancia

El Ministerio del Interior va a reforzar con 100 agentes del Cuerpo Nacional de Policía y 20 guardias civiles el puesto fronterizo de Melilla, según han informado fuentes de este departamento.

En concreto, con carácter inmediato se enviará a la ciudad autónoma un Módulo de Intervención Rápida (MIR) de la Guardia Civil compuesto por 20 agentes que se sumarán a los otros tres módulos que ya operan en Melilla, con lo que el número de agentes será de 80.

Por su parte, una Unidad de Intervención Policial (UIP) formada por 50 agentes de Policía Nacional partirá para Melilla y otra cifra similar lo hará en los próximos días.

De esta forma, la ciudad contará con la presencia de 150 agentes de las UIP -actualmente ya hay otra unidad compuesta por 50- y 80 de la Guardia Civil.

La mayor entrada en un solo salto

La entrada de la mañana del martes es ya la más numerosa desde que hay registros, puesto que varias fuentes policiales cifran en unas quinientas el número de personas que lograron saltar la valla y acceder a la ciudad autónoma.

La entrada casi iguala el acceso de inmigrantes en los seis anteriores saltos de este añoAunque aún no se dispone de datos oficiales, las fuentes coinciden en que, aprovechando la densa niebla, han sido varios centenares de personas las que han logrado entrar en Melilla, por encima de las 350 que lo consiguieron el 3 de octubre de 2005 en un salto protagonizado por más de 650 inmigrantes.

Ese fue el peor año de presión migratoria en las fronteras de Ceuta y Melilla, lo que obligó a la reforma y elevación de la valla fronteriza.

La entrada de hoy martes prácticamente iguala el acceso de inmigrantes a Melilla en los seis asaltos que se habían producido en 2014 -en total 574 personas- y hace que se superen ya las mil que han entrado ilegalmente en la ciudad autónoma en lo que va de año.

El 28 de febrero fue el día en el que se produjeron más entradas, cuando 214 personas, según los propios inmigrantes, consiguieron acceder a Melilla.

Encuesta

¿Te parece bien el uso de cuchillas para evitar el salto de la valla en Melilla?

Sí, es una forma de evitar la entrada incontrolada de inmigrantes en territorio español.
40,26 % (4978 votos)
No, es una medida inhumana que puede ocasionar heridas muy graves a los inmigrantes.
36,11 % (4465 votos)
El uso de concertinas es excesivo, pero hay que reforzar la valla con más medidas de seguridad.
23,63 % (2922 votos)

Consulta aquí más noticias de Melilla.