La conselleira do Mar, Rosa Quintana, vuelve a recibir a representantes de la flota gallega del cerco este martes, a las 11,00 horas, en una reunión a la que los críticos con el reparto de cuota de caballa y jurel en el caladero del Cantábrico Noroeste llevarán una nueva propuesta.

Aunque los portavoces de esta parte del sector han evitado concretar detalles del documento que han perfilado en la tarde de este lunes en Sada (A Coruña), sí han confirmado que irá en la línea de reivindicar una distribución de las posibilidades de pesca que atienda al número de tripulantes, en lugar de basarse fundamentalmente, como lo hace en la actualidad, en las capturas históricas acreditadas entre los años 2002 y 2011 —de modo que otorga más capacidad a los buques vascos y cántabros que a los gallegos y a los asturianos—.

En un principio, el pasado viernes, los distintos responsables de asociaciones que engloban a marineros del cerco consensuaron un texto en las dependencias de la Consellería do Mar en San Caetano, bajo la coordinación de Quintana, el secretario xeral do Mar y el jefe de gabinete de la consellería, que fue rechazado unas horas después, el sábado, en Portosín, por la asamblea en la que está presente el 80% del sector —unos 120 armadores—, que es el que se opone al actual reparto.

El portavoz de estos profesionales, patrón mayor de Sada y representante de Acerga (Asociación de armadores de cerco de Galicia), Andrés García, ha explicado este lunes a Europa Press que regresarán a las instalaciones de la Xunta en Santiago con una propuesta, pues eso es lo que pidió la responsable autonómica en materia de asuntos pesqueros.

Por su parte, Mercedes Rodríguez, de la organización de productores pesqueros de Lugo, ha indicado que acudirá con "todas las expectativas", pues no renuncia "a llegar a un entendimiento". "No sé lo que va a pasar, pero las expectativas son esas", ha señalado, consultada por Europa Press.

Mientras, el departamento de Quintana se manifiesta "a la espera" y subraya que "hay que aportar datos; negociar y no imponer". Así, fuentes de Mar consultadas por Europa Press constatan que la conselleira está "sorprendida" por cómo se han desarrollado los acontecimientos y reiteran que, en su opinión, "hay otras cuestiones detrás" de estas protestas de los profesionales del mar.

Inminente apertura de la pesquería

En este escenario, y tras la finalización el sábado del plazo para presentar reclamaciones al borrador del reparto, el Ministerio de Agricultura prevé publicar la resolución para la apertura de la pesquería esta misma semana, "en cuanto el BOE —Boletín Oficial del Estado— tenga un hueco", según declaró el pasado miércoles el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez.

Tras el acuerdo cerrado a última hora de aquel día en la reunión de Estados costeros del Atlántico Noroeste, España consiguió 40.473 toneladas de caballa más. De esta cantidad, y una vez deducidas las multas por sobrepesca de 2009 y 2010 y transferida la cuota no utilizada de 2013 a 2014, quedaba una cuota adaptada de 40.473 toneladas, a dividir entre las distintas comunidades que faenan en el Cantábrico Noroeste.

Un total de 1.450 se han dirigido al cerco gallego en aplicación de los actuales criterios de reparto —70% capturas históricas, 10% buque, 10% tripulación y 10% GTS—, con lo que este segmento, con un total de 153 embarcaciones y 1.380 tripulantes, podrá pescar un total de 3.406 toneladas en 2014 (un 24,86% del total). Son más del doble de las que dispuso inicialmente en 2013, unas 1.600 -este año se partía de unas 1.900—.

Pero a Euskadi, con 69 barcos y 1.035 tripulantes, le corresponden 6.591 toneladas (el 48,11% del total) después de la nueva cuota adjudicada al Estado español; mientras a Cantabria (con 44 y 615 tripulantes) se le asignan 3.292 (el 24,03%) y a Asturias (11 buques y 130 tripulantes), 411 (el 3%).

Sin cuota cuando la caballa llegaba a galicia

El sector molesto con la actual distribución —si bien firmó el acuerdo para que así se ejecutase el pasado 20 de diciembre, aunque luego lo rechazó al tumbarlo la asamblea— denuncia salir "discriminado" pues, los ejercicios de 2002 a 2011 que se tienen en cuenta son años en los que el cupo del cerco se terminaba antes de que la caballa —especie migratoria— llegase frente a las costas gallegas.

De ahí que las embarcaciones con más cuota sean las vascas y cántabras y una parte minoritaria de Galicia —unas 30— que se desplazaban por entonces a faenar en aguas del País Vasco.

Ante las protestas del sector gallego mayoritario, que se elevaron hasta su momento álgido el pasado martes en Santiago de Compostela, con carga policial y batalla campal por el centro de la capital gallega, el ministerio se ha mostrado contundente al defender que no cambiará los criterios de distribución de la cuota, si bien aboga por flexibilizar el reparto en cada provincia o comunidad, que debería producirse de mutuo acuerdo entre los armadores.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.