Los sevillanos arroparon a Jesús de Las Penas y a la Virgen desde la iglesia de Santa Ana, tras los cultos previos a su salida procesional. El susto se produjo en la calle Pelay y Correa al caerse el costero derecho de la parihuela sin causar daño.