Josefa Ponce lleva un mes y veinte días representando a los gaditanos en Madrid y ya le ha tocado vivir la posible pérdida de 1.600 empleos.

El día de su toma de posesión, Zapatero compareció en el Congreso para explicar el fin de tregua con ETA, ¿cómo lo recuerda?

Fue un día de nervios y pánico por el nivel de crispación. Pensé que la política nacional va por un camino no deseable por la actitud del PP.

¿Y ahora?

Después de lo De Juana Chaos no ha mejorado. Todo está demasiado revuelto.

¿Cree que PP y PSOE serán capaces de dialogar?

Creo que es complicado, pese a que el Gobierno está intentando llegar a un consenso en materia de terrorismo. A Zapatero le caracteriza su talante y a Rajoy lo están conduciendo hacia una actitud demasiado agresiva.

Usted sustituye al fallecido Alfonso Perales, ¿cómo se plantea esta nueva andadura?

Perales ha dejado el listón muy alto y, de momento, me he puesto a disposición del partido.

¿Qué tal se maneja ya por el hemiciclo?

Bueno, es muy diferente a la política local, en el Ayuntamiento lo tienes todo más cerca, más al alcance.

Además, se ha estrenado con el posible cierre de Delphi.

Una injusticia, porque esta empresa ha cobrado muchos millones en subvenciones públicas y debería estar abierta hasta 2010, por lo menos.

¿Qué pasará con Cádiz?

En este tema vamos todos a una, partidos y ciudadanos. Si esto se cierra, hay 4.000 familias afectadas y sería el destrozo de los pueblos de la bahía de Cádiz. No se puede permitir.

BIO

Ponce tiene 50 años, está casada y es madre de dos hijas. Es funcionaria de Alcalá del Valle (Cádiz) desde 1979.