Según un testigo, el ataque fue perpetrado por un terrorista suicida. Hace tres semanas que entró en vigor el nuevo plan de seguridad puesto en marcha por el primer ministro, Nuri al Maliki, e integrado por 80.000 soldados iraquíes y estadounidenses.