El juicio del 11-M se reanudó ayer con el testimonio, en calidad de testigo, del inspector jefe de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, quien declaró, bajo el sistema de protección de testigos, que los terroristas eligieron España para atentar por ser el «eslabón más débil» del trío de las Azores, la reunión mantenida en la isla portuguesa entre EE UU, Reino Unido y España previa a la invasión de Irak.

El que fuera instructor jefe de la investigación del 11-M aseguró que la Policía encontró la finca de Chinchón en la que supuestamente se prepararon los explosivos en 2003, pero dejaron la investigación «en suspense» al irse a Marruecos el sospechoso que la había alquilado. Afirmó también que la Policía nunca barajó datos sobre suicidas en los trenes el 13 de marzo de 2004.

Especial sobre el 11M, con seguimiento en directo de las declaraciones, en www.20minutos.es