Occidente, con Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a la cabeza, rechazó de forma unánime el referéndum de adhesión a Rusia celebrado este domingo en la república autónoma ucraniana de Crimea, al tiempo que ha reafirmado su voluntad de aplicar sanciones a Moscú si no rectifica.

Nada más concluir la votación en Crimea, la Casa Blanca aseguró, en un comunicado, que Estados Unidos no reconocerá los resultados de la consulta, que ha respaldado abrumadoramente la anexión a Rusia, según los primeros datos.

En la nota, que fue leída por el portavoz presidencial estadounidense, Jay Carney, se indica que la consulta de Crimea se ha celebrado "bajo la amenaza de la violencia y la intimidación", al tiempo que subraya que "no se pueden tomar decisiones sobre el futuro de Ucrania sin el Gobierno ucraniano".

El referéndum "es contrario a la Constitución de Ucrania" y la comunidad internacional "no reconocerá los resultados", recalcó Carney.

Poco antes del pronunciamiento de la Casa Blanca, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, telefoneó al ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, para advertirle de que Washington "no reconocerá el resultado" del referendo.

El jefe de la diplomacia estadounidense también transmitió a Lavrov su "profunda preocupación" por las "actividades militares rusas" en territorio ucraniano denunciadas el sábado por Kiev.

La UE, también en contra

La Unión Europea, a través de sus principales representantes, reiteró su rechazo, mientras prepara nuevas sanciones que estudiarán el lunes en Bruselas sus ministros de Exteriores.

"El referéndum es ilegal e ilegítimo y su resultado no será reconocido", avanzaron los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Los ministros europeos decidirán si aprueban una lista con personas a las que congelarían sus activos europeos y se les prohibiría viajar a la UE

Los embajadores de los Veintiocho, reunidos este domingo en Bruselas, prepararon un texto que discutirán el lunes los ministros de Exteriores y en el que, según el borrador, se advierte a Moscú de que "aún está a tiempo de dar marcha atrás en los actuales acontecimientos".

"El Consejo insta a Rusia a no anexionarse Crimea, en violación de la ley internacional", indicaron fuentes diplomáticas sobre ese texto estudiado por los embajadores, y en el que la UE subraya que "no reconoce el referéndum ilegal ni sus resultados".

Los ministros analizarán ese documento preparado por los embajadores y también si aprueban una lista con personas a las que se les congelarían sus activos en territorio europeo y se les prohibiría viajar a la UE.

La UE acordó la semana pasada una primera ronda de sanciones contra Rusia, mediante la suspensión de la negociación para liberalizar visados y para un nuevo acuerdo marco.

Reino Unido, Alemania, Francia...

El ministro británico de Exteriores, William Hague, calificó el referéndum de "burla" a la democracia.

En declaraciones a los medios británicos en Bruselas, donde se reunirá el lunes con sus colegas de la UE, Hague reiteró que Rusia debe afrontar "consecuencias económicas y políticas" por la violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

Por su parte, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, afirmó que la UE dará una "clara respuesta" al referéndum y advirtió de que la situación generada es "altamente peligrosa".

"Europa dará una respuesta clara al referéndum de Crimea", aseguró Steinmeier, en unas declaraciones que adelanta este domingo el diario Bild en su edición digital.

El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, subrayó también la "ilegalidad" del referéndum celebrado en Crimea, en particular porque se desarrolló "bajo la amenaza de las fuerzas de ocupación" de Rusia, a la que reclamó medidas inmediatas para evitar "una escalada inútil y peligrosa en Ucrania".

Sin embargo, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se mantuvo este domingo en su postura de que el referéndum es totalmente legítimo y en una conversación por teléfono con su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, le recordó el precedente de Kosovo, que se independizó de Serbia en 2008, según informó el Kremlin en un comunicado.