Celebraciones en Simferopol
Simpatizantes prorrusos celebran en la plaza Lenin de Simferopol, capital de Crimea, el resultado del referéndum de adhesión a Rusia. EFE

Los crimeos dieron este domingo un sí rotundo a la reunificación con Rusia en el referéndum separatista celebrado en esta península ucraniana bañada por el mar Negro. Con el 100% del escrutinio realizado, según la cadena de televisión rusa RT, el 96,6% de la población de Crimea ha votado a favor de la adhesión de la provincia a Rusia.

Pese a no tener aún resultados definitivos, ya este domingo por la noche varios miles de personas de todas las edades celebraron la victoria de la reunificación ondeando banderas tricolores rusas y crimeas en la plaza de Lenin de Simferópol, capital de la región. 

"¡Gracias Putin! ¡Gloria a Rusia!", gritaron los concentrados frente al edificio del Gobierno, escena presidida por una imponente estatua del fundador de la Unión Soviética.

"Hemos esperado tantos años. Me va a estallar el corazón de tanta alegría. Por fin, volvemos a Rusia", aseguró Galina, profesora de secundaria.

Las autoridades separatistas no pierden el tiempo y este lunes, el Parlamento crimeo refrendará los resultados de la consulta y se dirigirá al presidente de Rusia, Vladimir Putin, para pedirle la incorporación a la Federación Rusa.

Crimea será de manera provisional una república autoproclamada, al igual que Cisdniéster o Nagorno Karabaj, en virtud de la Declaración de Independencia aprobada esta semana por la Rada Suprema (Legislativo) local.

A partir de ahora, los crimeos podrán solicitar el pasaporte ruso y el permiso de conducir, a lo que se suma que las autoridades adoptarán también el rublo como moneda y el huso horario vigente en el vecino del norte.

Jornada de fiesta

Mientras la comunidad internacional vive uno de las mayores crisis desde el fin de la Guerra Fría debido a Crimea, los habitantes de la península se tomaron la jornada electoral como un día de fiesta.

Somos rusos y acabamos en Ucrania por cosas del destino, cuando nos regalaron en 1954El presidente de la Comisión Electoral, Mijail Malishev, indicó que la participación en el referéndum se situó en el 81,37%, según informó RT.

"¡Felices Fiestas!", era la frase más repetida por los electores, que llegaban al colegio bien abrigados y provistos de paraguas, en una jornada desapacible.

"Voté por la reunificación. Somos rusos y acabamos en Ucrania por cosas del destino, cuando nos regalaron en 1954. Estoy segura de que en unos pocos meses seremos parte de la Federación Rusa", aseguró Nina, una pensionista oriunda de los Urales, tras depositar el voto.

En las urnas transparentes se podía ver que la aplastante mayoría de votantes marcó con una cruz en la primera pregunta, es decir, la reunificación con Rusia, dejando en blanco la casilla de una amplia autonomía dentro de Ucrania.

No sólo los nostálgicos de la grandeza soviética se pronunciaron a favor de Rusia, ya que las nuevas generaciones están deseosas de romper lazos con Ucrania, a cuyas nuevas autoridades califican abiertamente de "fascistas".

"Rusia es el futuro y Ucrania el pasado. No hay duda alguna de que en la Federación Rusa viviremos mucho mejor. Si no fuera por los crimeos, habría estallado una guerra civil", señaló Yuri, abogado de 25 años.

Mientras los representantes de la comunidad ucraniana acusaron a las autoridades separatistas de fraude, la minoría tártara boicoteó la consulta, aunque esto no influyó en los resultados, ya que los rusos étnicos son mayoría.

No hay duda alguna de que en la Federación Rusa viviremos mucho mejor"Es una payasada. Axionov dibujará los resultados a su antojo. Todo se decide en los pasillos del Kremlin. Moscú es el que le dicta a Crimea por donde tirar, ahora a la izquierda, ahora a la derecha", aseguró Jamzín Umarovich, jefe de Relaciones Exteriores del Medzhlis (Asamblea Popular de los tártaros de Crimea).

Crimea siguió adelante con el referéndum pese a que el sábado la Rada Suprema de Ucrania disolvió el Parlamento separatista tras declarar anticonstitucional el plebiscito.

Estados Unidos y varias cancillerías occidentales no tardaron mucho tiempo en condenar los resultados del referéndum secesionista y en manifestar su defensa a ultranza de la integridad territorial de Ucrania.