Tráfico en París
Imágen de tráfico en París, donde la contaminación del aire ha hecho saltar las alarmas. EFE

El Gobierno francés anunció este sábado que a partir del lunes impondrá un dispositivo de circulación alterna de vehículos en la ciudad de París y en los tres departamentos limítrofes ante la expectativa de un agravamiento de la contaminación atmosférica ese día y el martes.

El primer ministro, Jean-Marc Ayrault, explicó que esa circulación alterna, que limitará la posibilidad de utilizar el vehículo propio uno de cada dos días según la matrícula sea par o impar, se empezará a aplicar el lunes a las 5.30 horas locales y durante esa jornada se tomará una decisión sobre si se repite el martes "en función de la evolución de la situación".

En un comunicado de su departamento, Ayrault dijo ser "consciente de las dificultades que esta medida corre el riesgo de acarrear en la vida cotidiana" de los habitantes de la región, pero "es necesaria" y por eso les pidió que actúen con "responsabilidad y civismo".

Los transportes públicos serán gratuitos y habrá más frecuencia de metros y trenes

El ministro de Ecología, Philippe Martin, precisó que el lunes al tratarse de un día impar (17), serán los vehículos con matrículas impares los que podrán circular y los pares los que no. Si la medida se prolonga al martes, ocurrirá a la inversa.

En una entrevista a la emisora de radio France Info, Martin señaló que la zona cubierta por el dispositivo será París y 28 municipios de su extrarradio inmediato, y señaló que quedarán excluidos de la prohibición los vehículos de los servicios de urgencias, los de recogida de basuras, los taxis, así como los de particulares si llevan al menos tres ocupantes.

Los transportes públicos serán gratuitos —como lo son desde el viernes— y, en previsión de una mayor afluencia de público, habrá más frecuencia de metros y trenes más largos.

En Francia solo se había aplicado una vez, en 1997, el principio de la circulación alterna por los niveles de polución del aire, que en la región de París este sábado superaron por quinto día consecutivo los niveles de alerta en lo que se refiere a las micro-partículas.

El ministro de Ecología reconoció que en estos días las medidas de reducción de la velocidad en el área metropolitana de París (en 20 kilómetros por hora) no han dado los resultados esperados.

Poca efectividad

Tampoco fueron muy efectivas las incitaciones para que los conductores dejaran sus coches y utilizaran el transporte público (gratuidad de los transportes públicos y de las bicicletas en alquiler, desvío de camiones en tránsito), ya que el viernes se constataron más kilómetros de retenciones que en un viernes habitual.

El organismo de control de la calidad del aire de la región de la capital, Airparif, indicó que la situación mejoró gracias al viento que arrastró una parte de la contaminación, y que aún mejorará más domingo, pero se prevé un deterioro a partir del lunes.

El Gobierno también prevé medidas restrictivas en otras regiones, y en particular en el valle del Ródano, una de las zonas más afectadas por la contaminación atmosférica por las condiciones climáticas y por la presencia de centros industriales y de grandes centros urbanos, en particular Lyon.

Sobre la base de los estudios de la Organización Mundial de la Salud, los expertos calculan que los niveles de contaminación por micropartículas reduce la esperanza de vida de los franceses en unos ocho meses de media.