Rusia veta en la ONU la resolución estadounidense contra el referéndum de Crimea

Vista general de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU celebrada en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos.
Vista general de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU celebrada en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos.
Justin Lane / EFE

Rusia vetó este sábado en el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución presentada por Estados Unidos para defender la integridad territorial de Ucrania y no reconocer el referéndum de Crimea.

El voto mostró el aislamiento de Rusia, que fue el único país que se pronunció en contra, mientras que el resto del Consejo votó a favor y China se abstuvo.

El embajador ruso, Vitaly Churkin, defendió que el proyecto de resolución iba en contra de la "igualdad de derechos" de los ciudadanos de Crimea y de su derecho a la "autodeterminación".

Churkin aseguró que Moscú defiende el "principio de la integridad territorial de los Estados", pero subrayó que el caso de Crimea cuenta con características extraordinarias.

Entre ellas destacó que la actual situación en la península deriva del "golpe de estado inconstitucional llevado a cabo por radicales" en Kiev y la amenaza que este supuso para la población de Crimea.

Época soviética

Además, recordó que la zona fue rusa hasta 1954 y que se cedió a Ucrania "violando las normas" de la Unión Soviética y "sin tener en cuenta la opinión de la población", lo que tampoco se hizo tras la desintegración de la URSS, cuando Crimea permaneció como territorio ucraniano.

Por todo ello, Churkin defendió "la legalidad del referéndum" previsto para el domingo y aseguró que Rusia "respetará el deseo de la población de Crimea".

El texto vetado por Moscú fue planteado por Estados Unidos y respaldado por todos los miembros de la Unión Europea, Japón y Turquía, entre otros países.

En él, se declaraba que "el referéndum no puede tener validez y no puede servir de base para ninguna alteración del estatus de Crimea", dado que Ucrania "no lo ha autorizado".

Además, llamaba a la comunidad internacional a "no reconocer ninguna alteración del estatus de Crimea" y pedía evitar toda acción que "pueda ser interpretada" como tal.

Veto a la verdad

Por su parte, Estados Unidos afirmó que Rusia puede vetar la resolución contra el referéndum de Crimea pero no "la verdad" sobre su actuación en Ucrania.

Después de que Rusia vetara la resolución presentada por Estados Unidos para defender la integridad territorial de Ucrania, la embajadora de Washington ante Naciones Unidas, Samantha Power, afirmó que Moscú "ha usado su veto como cómplice de una incursión militar ilegal"."Rusia tiene el poder de vetar la resolución, pero no puede vetar la verdad", afirmó Power.

La embajadora estadounidense recalcó que el texto de la resolución se basaba en principios jurídicos de Naciones Unidas, como la prohibición del uso de la fuerza y la defensa de la integridad territorial de los estados, "puntos que Rusia defiende por todo el mundo, excepto en asuntos que le afectan".

Power dijo que Rusia impide la llegada de observadores y monitores internacionales a Crimea, mientras continúa "acumulando tropas" junto a las fronteras de Ucrania.

La postura de Francia y Reino Unido

El embajador francés, Gérard Araud, afirmó su "sentimiento de incredulidad" ante los argumentos rusos, que justifican o no el derecho de autodeterminación según le conviene. "No podemos justificar lo injustificable", aseveró.

Araud afirmó que, con su veto, "Rusia ha vetado la Carta de Naciones Unidas", y advirtió de que los movimientos de Moscú en Crimea están generando "preocupación" en los países vecinos con minorías rusas.

El embajador británico, Mark Lyall Grant, subrayó que el voto demuestra que "Rusia está aislada en el Consejo y en la comunidad internacional" y es la "única" que defiende la consulta.

El Reino Unido llamó por ello a Moscú a "escuchar la voz común de la comunidad internacional, a repensar sus acciones y a trabajar con Ucrania y el resto del mundo para una solución pacífica".

"Si Rusia no responde a la mano tendida de Ucrania y continúa con su aventura militar o intenta aprovecharse de este referéndum ilegal, llevará a una mayor escalada de tensión en la región y a más consecuencias para Rusia", advirtió Lyall Grant.

Crimea declaró el pasado martes su independencia de Ucrania como paso previo a la anexión a la Federación Rusa, opción que deberá ser ratificada por la población en el referéndum convocado para mañana, domingo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento