Derribo edificio
El edificio 'okupado' hasta hace poco y derribado hoy por sus nuevos dueños. EFE
La líder de la secta cristiana Faderhuset (Casa del padre), Ruth Evensen, señaló el lunes que el derribo del centro juvenil ocupado cuyo desalojo ha provocado graves disturbios en Copenhague se debió a su estado ruinoso y anunció que se construiría un lugar "abierto" a todo el mundo.

El derribo de "Ungdomshuset", adquirida por la secta en 2001, se inició el lunes por sorpresa hacia las 7.00 GMT, bajo una fuerte protección policial en las calles circundantes.

Evensen resaltó que la casa era "inservible" y que se había encontrado amianto en su estructura, rechazó fines especulativos en su compra y aseguró que pasarán entre 6 y 12 meses hasta que se empiece a construir en el solar un centro que acoja "actividades populares" y oficios religiosos.

Un centro insalubre

"Es la mayor bomba incendiaria y el sitio más peligroso para la salud de Copenhague, por eso creemos que hacemos una buena acción. No es digno para los jóvenes, y como madre digo que no se puede consentir tener a sus hijos ahí dentro", dijo Evensen en una rueda de prensa bajo fuerte custodia policial en la sede de la secta.

Evensen se negó a informar a qué empresa pertenecían los trabajadores que realizan las labores de desescombro y que actuaron con el rostro cubierto, mientras la excavadora llevaba tapado el logotipo de la compañía a la que pertenece.

Dirigentes del sindicato de la construcción danés, que habían instado a no aceptar trabajar bajo protección policial, criticaron hoy que se les hubiera negado el acceso a la zona y anunciaron que estudian denunciar al ayuntamiento de Copenhague si el derribo no cumple la normativa establecida.

Casi 150 extranjeros detenidos

Copenhague se ha visto envuelta en los últimos días en los peores disturbios en décadas, con enfrentamientos continuos entre okupas y policías, especialmente en el barrio de Nørrebro, donde está situado el centro.

De los cerca de 650 detenidos, 145 son extranjeros, la mayoría de Alemania, Suecia y Noruega; y 215 han pasado a disposición judicial, 189 de ellos en prisión preventiva, informó hoy la policía danesa.

Medio centenar de jóvenes se concentraron hoy en los alrededores de la casa para depositar flores y realizaron breves cortes de tráfico, sin que se produjeran incidentes graves.

Para las 14.30 GMT está convocada una manifestación a unos 50 metros de la casa, y una hora y media después, otra en la cárcel del Oeste, a las afueras de Copenhague.

Faderhuset, secta cristiana de orientación conservadora, mantiene un conflicto con el Ministerio de Educación, que quiere cerrar su escuela "Samuel" por implantar una enseñanza basada únicamente en la Biblia.

Su líder apoyó en 2002 la "cruzada cristiana" del pastor Moses Hansen contra los musulmanes de Dinamarca.