La Ejecutiva del PSOE estudió el lunes un documento en el que se recuerda la reagrupación de 43 presos de ETA durante el Gobierno de José María Aznar para evitar el asesinato del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, texto que ha comentado José Luis Rodríguez Zapatero durante su intervención ante la dirección socialista.

El texto, elaborado por la dirección del partido y al que tuvo acceso Efe, fue repartido entre los miembros de la Ejecutiva del PSOE durante la reunión que mantuvo por la mañana.

El secretario general y presidente del Gobierno se refirió a este texto durante su intervención, tras deplorar la actitud que mantiene el PP sobre la decisión de conceder prisión atenuada al etarra José Ignacio de Juana Chaos.

El documento fue repartido entre los miembros de la Ejecutiva del PSOE durante la reunión que mantuvo por la mañana

El documento, de cuatro folios, comienza con la pregunta "¿Fue una cesión al chantaje de ETA el reagrupamiento de presos que llevó a cabo el Gobierno del PP durante el secuestro de Ortega Lara?"

El texto recuerda que, tras el secuestro del funcionario en enero de 1996, entre esa fecha y 1997 el Ejecutivo de Aznar acercó a cárceles del País Vasco o próximas a esta comunidad a un total de 43 presos, de los que 13 habían cometido delitos de sangre y sumaban, entre todos, 26 asesinatos.

Con pelos y señales

De hecho, el documento especifica los nombres de todos los presos que se beneficiaron del reagrupamiento, con distinción de aquellos que habían cometido delitos de sangre y los condenados por secuestros, intento de asesinato o colaboración con banda armada.

Además hace una cronología detallada desde el 17 de enero de 1996 -fecha del secuestro del funcionario- hasta el 1 de julio del año siguiente, cuando fue liberado, en la que recuerda cada asesinato cometido por ETA y los pasos dados por el Gobierno del PP.

Asimismo el texto recoge varias declaraciones del entonces ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y del delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, en las que se reconoce que esta medida se tomaba para intentar que ETA liberara a Ortega Lara.

Según la dirección socialista, Mayor Oreja sostuvo que "los miembros de ETA, en el supuesto de que en un momento determinado decidieran una actuación, que ojalá no se produzca, lo tienen más complicado en el sentido de que no pueden justificar que aquí se ha producido una cerrazón y una intransigencia por parte de Interior".

También atribuye al ex ministro del Interior, con fecha de junio de 1996, una declaración en la que afirmaba que el reagrupamiento se realizaba "en función de las actuales circunstancias" y defendía una estrategia pacificadora "que sirva igual con tregua y sin tregua".

Enrique Villar aseguró el 17 de junio de 1996, según el documento del PSOE, que "los movimientos que se están produciendo, este cambio de alguna forma en la política, van en la línea de conseguir, primero el cumplimiento de la ley manteniendo la dignidad y, segundo, que estas personas que lo tienen retenido cambien de alguna manera su salvaje comportamiento y se obtenga la libertad de este señor".

Por último, el texto recuerda que el primer cambio de cárcel de los presos de ETA se produjo la misma semana en la que la banda terrorista inició una tregua de siete días y en la que pidió a Aznar, en un comunicado publicado en un diario vasco, que se pronunciase sobre "sus intenciones para superar el conflicto entre Euskal Herria y España".