Monseñor Osoro, sobre la nueva jerarquía de la Conferencia: "las sensibilidades son distintas y uno aporta lo que tiene"

El prelado asegura: "Mi vida no la pienso cambiar, porque primero de todo soy obispo de Valencia"
El arzobispo de Valencia Monseñor Carlos Osoro, tras su nombramiento
El arzobispo de Valencia Monseñor Carlos Osoro, tras su nombramiento
AVAN/A.Sáiz

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha asegurado este viernes que, con su nombramiento como vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), "lo que cambia son las personas" y que, si bien cada una tiene "unos modos de ser y actuar que son distintos, en lo fundamental son lo mismo". "Las sensibilidades son distintas y uno aporta lo que tiene", ha afirmado.

Así lo ha manifestado el prelado en declaraciones a los medios, a su llegada de Madrid tras participar en la Asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española, que ha elegido como presidente al arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Pérez Blázquez, al ser preguntado por si el cambio de dirigentes va a suponer un nuevo perfil en la jerarquía de los obispos.

El arzobispo ha adelantado que será "muy fiel" al presidente, pero que aportará "lo que los obispos quieran", porque la Conferencia es "un lugar de comunión de los obispos, no un lugar donde unos mandan". En este sentido, ha puesto como ejemplo el texto del Evangelio de San Juan sobre el lavatorio de los pies, en el que Jesús lava los pies "a todos".

Así, ha hecho hincapié en la tarea de lavar los pies "a quien sea, como sea el otro y como tenga el otro los pies". Preguntado por si esto incluye a colectivos como los homosexuales, divorciados, separados o gente que no comulga con la Iglesia, ha afirmado que "a todos los que se dejen".

En esta línea, interpelado sobre si la nueva cúpula de la Iglesia española es un reflejo de la Iglesia del Papa Francisco, ha asegurado que "lo que toda la Iglesia española, en todas las diócesis, está intentando hacer es eso que desea el Papa", y se ha referido así a una iglesia "de puertas abiertas que sirve, que va al encuentro del ser humano con la misericordia de Nuestro Señor, una iglesia que intenta trabajar, no por proselitismo, sino por atracción".

Además, ha explicado que, aunque su nueva actividad pastoral le quitará "algunas horas", no piensa cambiar su vida, porque "primero de todo" es obispo de Valencia, cargo que considera "más presencial". "Que los obispos me hayan elegido para vicepresidente de la Conferencia no cambia lo primero y más presencial que tengo que hacer, que es entregar la vida y darla aquí y dando testimonio de nuestro señor aquí en Valencia", ha declarado.

Por otro lado, preguntado por si se ve como cardenal después de la vicepresidencia, Osoro ha señalado que "no tiene por qué", ya que "hay muchos presidentes y vicepresidentes que no han sido cardenales". "Mi aspiración es que yo gaste mi vida aquí hasta la muerte por la gente de Valencia, quienes sean", ha destacado.

Servicio con "generosidad y gratuidad"

Para Osoro, este nombramiento supone "un servicio más de la Iglesia, ni mejor ni peor". "Te piden este servicio, y yo lo acepto y lo voy a hacer con la misma generosidad con que lo he hecho otras veces, cuando he estado en el Comité Ejecutivo, cuando he estado presidiendo la Comisión del Pleno o la Comisión de Laicos hasta ahora, como intento hacer todas las cosas", ha subrayado.

"Probablemente es verdad que me falta mucho para hacerlo como lo hacía Nuestro Señor, sin pedir a cambio nada, ya que a veces uno quiere que se lo agradezcan, pero lo importante es ponerse en disponibilidad para hacerlo en gratuidad y entrega total de la vida", ha continuado. Asimismo, ha indicado que su aspiración en estos tres años es "servir a los obispos de España".

También se le ha preguntado si se considera el 'Francisco español', a lo que el prelado ha expresado que "ojalá", aunque ha admitido que le falta "mucho" para ello. "Quisiera ser Nuestro Señor, que es mucho más perfecto, pero eso no voy a serlo nunca, entonces me basta con ser Francisco o con ser San Juan de Ribera o Santo Tomás de Villanueva", ha agregado.

Cultura de la inclusión

Carlos Osoro ha defendido la importancia del "diálogo" para eliminar prejuicios y "salir adelante". "Nuestro país necesita esto, necesita que salgamos adelante en este ir construyendo juntos", ha incidido.

Así, ha dicho que la Conferencia Episcopal intentará crear la cultura de la que el Papa Francisco habla "de la inclusión y no de la exclusión", que cuenta con todos y construyen todos. "Si nos ponemos a buscar lo que da vida y lo que da muerte al ser humano, nos ponemos de acuerdo", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento