Las altas temperaturas que se registran desde hace varias semanas en España ha adelantado unos veinte días la venta de helados artesanos y convierte al inicio de 2007 en el mejor de la última década para el sector.

El presidente de la Asociación Nacional de Elaboradores, Artesanos y Comerciantes de Helados y Horchatas (ANHCEA), José Luis Gisbert, declaró a Efe que el buen clima generalizado desde mediados de febrero ha hecho que los consumidores "se hayan animado" a tomar helados y ha causado que los pedidos de las más de 2.000 heladerías artesanas hayan aumentado significativamente.

Según Gisbert, desde hace más de una década no había un inicio de año "tan positivo" y confió en que la tónica no varíe en las próximas fechas ya que "para los heladeros es esencial empezar la temporada bien".

Explicó que normalmente los primeros pedidos de helados se producen a partir de marzo, y siempre que en este mes haya cierto calor puesto que en caso contrario la campaña se retrasa aún más.

Se animan los consumidores

Este año, desde mediados de febrero han notado que los consumidores se han "animado" y destacó que en este último fin de semana "ya se ha notado claramente que se está vendiendo".

Aún es pronto para tener datos económicos que reflejen este adelanto aunque si el buen tiempo continúa es previsible que ayude a elevar las ventas totales del año, que en 2006 se situaron en unos 175 millones de euros.

En cuanto a las novedades de la temporada 2007, los heladeros mantendrán su apuesta por los sabores tradicionales aunque harán especial hincapié en la promoción de los sorbetes, que seguirían en auge entre las preferencias de los clientes.

Además de los sorbetes, Gisbert explicó que el sector insistirá este año en ampliar la gama de las variedades de helados de queso y aquellos que carecen de azúcar.

ANHCEA, con sede en Jijona (Alicante), agrupa a unos cuatrocientos asociados dedicados al helado artesano con unas 2.000 heladerías en toda España, el 60 % de ellas de carácter familiar.