Planta de Seat en Martorell
Línea de montaje de un coche en la planta de Seat en Martorell. ARCHIVO

Seat comercializará en unos tres años dos nuevos modelos, una berlina y un todoterreno "pequeño y elegante" similar al Seat Altea para mejorar su rentabilidad y ampliar su gama de productos con el objetivo de garantizar "la autonomía y la rentabilidad sostenida" de la marca española.

Esta decisión, sin embargo, está supeditada a un acuerdo con los sindicatos para rebajar los costes personales, según ha anunciado el presidente de Volkswagen, Erich Schmitt, en Barcelona.

Volkswagen pone como condición para la fabricación de los nuevos coches la reducción de plantilla en 1.000 personas
UGT y CC OO ya han iniciado contactos con la dirección se Seat para reducir en más de 1.000 personas la actual plantilla de la compañía que es de unos 15.000 trabajadores a través de bajas incentivadas, prejubilaciones y excedencias, según han informado fuentes sindicales. Fuentes próximas a Seat cifran en entre 1.200 y 1.600 personas menos en los próximos tres años.

Los sindicatos lo valoran bien

Los sindicatos mayoritarios de Seat, UGT y CC OO, han valorado positivamente el anunció de Schmitt aunque se han avanzado a fijar ciertas condiciones para negociar una reducción de personal.

El presidente del comité de empresa ha interpretado la decisión de fabricar dos nuevos modelos en Martorell como una "apuesta firme y clara" de la matriz Volkswagen por Seat.

La primera condición planteada por Carnero para empezar a negociar la reducción de plantilla es la exigencia de que se reincorporen cerca de los 400 afectados por el último Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que escogieron la opción del reingreso.

Diferentes opciones

Para reducir los costes laborales se manejan diferentes opciones y no se ha descartado aplicar la cláusula de salvaguarda del convenio colectivo que establece una rebaja del salario de los trabajadores si se encadenan dos ejercicios consecutivos con pérdidas, 2006 y, como está previsto, 2007).

La fábrica de Martorell ha iniciado hoy cinco días de paro para evitar la acumulación de coches sin vender
Seat también prepara la paralización del contrato de relevo, que establece al jubilación parcial de los trabajadores de 60 años y su sustitución por una persona joven, como primer paso para empezar a negociar las bajas voluntarias. Una semana sin hacer coches

La fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) ha iniciado hoy una semana de paro hasta el próximo viernes para evitar la acumulación de coches sin vender, según acordaron dirección y comité de empresa de la filial de Volkswagen a principios de febrero.

Las alarmas saltaron cuando la empresa presentó ante el Departament de Treball un expediente de regulación de empleo temporal que posteriormente retiró.

Finalmente se acordó que la paralización se realizará durante estos cinco días recurriendo a medidas de flexibilidad no traumáticas, como el uso de bolsas de hora (que regula el tiempo de trabajo en función de la demanda del mercado) o de la denominada jornada industrial (diferencia entre días de fábrica abierta y jornada anual de cada empleado).

Además de este paro de cinco días, los 13.000 empleados de la fábrica tampoco producirán el lunes 30 de abril por lo que podrán hacer todos el Puente del Trabajo.

Según los cálculos sindicales, esta semana de paro significará que se dejen de producir unos 10.000 coches aunque Seat mantiene las previsiones de producción para 2007, superiores a los 408.318 vehículos del 2006.