Permanece estable un bebé que nació a los 5 meses pesando 750 gramos
La pequeña puede respirar por sí misma, algo que ha sorprendido a los médicos.(REUTERS/JAIRO CASTILLA) REUTERS/JAIRO CASTILLA

"¡Está viva, está viva!"; ésa fue la reacción de Shirley Camargo, una joven colombiana de 17 años, al ver que su hija, nacida a los 5 meses y con un peso de 750 gramos, "movía los pies".

Camargo vive en Barranquilla y no había seguido ningún control durante su embarazo; de ahí que no esté claro ni el tiempo de gestación: ella le dijo a los médicos que estaba de 22 semanas mientras que los doctores estiman que deben ser algunas más porque de otro modo "no tendría posibilidades de sobrevivir".

Milagro de Jesús, que será el nombre con el que bautizarán a la pequeña, nació midiendo 31 centímetros y con 750 gramos de peso, aunque perdió algunos gramos tras el alumbramiento y se quedó con tan sólo 580.

Paola Prieto, médico de la unidad de cuidados intensivos de la Fundación Clínica Campbell, afirma que "está muy bien adaptada, estable en una cámara de oxígeno aunque todavía no ha podido comer nada".

Los médicos cifran en dos meses el tiempo que la pequeña Milagro de Jesús tendrá que pasar en observación hasta recuperarse definitivamente, un tiempo que ya no tiene importancia para su abuela, Damaris Santana, que contó cómo su nieta "salió disparada y cayó en una caneca; la daban por muerta".

A pesar de lo prematuro del nacimiento, ha sorprendido a los médicos del Hospital donde se encuentra ingresada, ya que sus pulmones funcionan como si tuviera nueve meses de gestación, por lo que no ha necesitado respiración artificial, algo que sorprendía a Martín Balsa, el pediatra que lideró el equipo que se encargó de Milagro de Jesús.

Amillia, un espejo donde mirarse

Amillia Taylor, sin conocer a Milagro de Jesús y a pesar de los kilómetros que separan Miami y Colombia, tiene mucho en común con ella.

Amillia es el bebé más prematuro y pequeño de la historia; nació a las 21 semanas con un peso de 284 gramos y con una estatura de 24'13 centímetros.

La pequeña se recuperará definitivamente y sólo tendrá que medicarse contra el asma.

"Ahora es como un bebé de verdad", declaraba su madre cuando Amillia recibió el alta.