El testigo policial, quien ya habló el pasado jueves, ha partido de una premisa para comenzar su declaración: el atentado se produjo por la participación de España en la invasión de Irak, y se comenzó por España porque era el país más débil de la coalición.

El policía - inspector jefe de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional cuando se cometieron los atentados y que llevó parte de la investigación - ha asegurado hasta que no se produjo el episodio en Leganés, no se confirmó que todas las líneas de investigación que se habían seguido hasta ese momento, y que apuntaban al terrorismo islamista, eran los correctos.

Gráfico resumen de la célula terrorista. (La Otra)

Según el policía, a quien el juez Bermúdez ha llamado la atención porque "está explicando un informe pericial, que no es objeto de la declaración de un testigo", la estructura terrorista que perpetró el atentado estaba compuesto por tres o cuatro subestructuras.

El testigo policial ha situado el inicio de los atentados antes del 11-S. Entonces, Azizi y Abu Dada buscaban una célula capaz de cometer este atentado.

Encuentra a Jamal Ahmidam, quien viene de Marruecos, en donde estuvo en prisión. A partir de ese momento, El Chino se pone en contacto con los hermanos Oulah Akcha, con Serham -El Tunecino-, etc.

El testigo policial, quien ha vuelto a recordar que se sabía que había amenaza islamista, asegura que se incrementó el número de efectivos y de medios técnicos antes esta situación.

Falsas reivindicaciones

La Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M ha preguntado al policía acerca de las informaciones que, en un primer momento, apuntaban a la presencia de terroristas suicidas.

A mi no se me ha dicho nada diferente a la autoría islamista de los atentados

El policía, antes de que el juez Gómez Bermúdez cortara de manera tajante estas preguntas, ha matizado que en ningún momento se han encontrado signos de que hubiera algún terrorista suicida.

El policía ha reconocido que no sabían en un primer momento a qué se estaban enfrentando, en alusión a la posible autoría de ETA.

No obstante ha reconocido que "a mi no se me ha dicho nada diferente a la autoría islamista de los atentados".

Turno de las defensas

El turno de las defensas ha sido largo, con el juez Gómez Bermúdez empleándose a fondo para que los letrados no planteasen "preguntas capciosas" o "sugestivas ".

A diferencia de la fase procesal, los testigos están obligados a contestar a todas las partes y decir siempre la verdad.

La mayoría de los abogados han preguntado sobre las intervenciones telefónicas así como los datos extraídos de las tarjetas telefónicas que propiciaron algunas de las detenciones.

Una larga comparecencia, llena de interrupciones
El testigo ha asegurado que la obtención de esos datos pertenecía a otros expertos, así como el análisis y verificación de los comunicados relacionados con Al Qaeda. "Mi unidad es operativa, no de análisis", ha asegurado el testigo.

El juez ha matizado en diversas ocasiones que el testigo no comparecía en calidad de perito, con lo cual tenía que circunscribirse tanto las preguntas como las respuestas a lo que directamente hizo el agente en las investigaciones del 11-M.

Quizá uno de los momentos más tensos ha sido durante el turno del letrado José Luis Abascal, abogado de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, ha preguntado si sabía que Gorka Vidal y Badillo Izkur - detenidos por la llamada caravana de la muerte de ETA - estuvieron en Irak dentro de la brigada Eukal Herria.

El juez ha interrumpido al letrado: "No da lugar esa pregunta. Es una pregunta impertinente".

En un momento dado el juez ha llamado la atención al resto de letrados presentes en la sala: "Ruego a los señores letrados que tengan el mínimo decoro exigible y que no lean el periódico en los estrados".

Siga el juicio del 11-M en el especial de 20minutos.es.